Los Avengers y Ultron

Dentro de algunas semanas llegará a nuestros cines la cinta “Avengers, Age of Ultron”, la cual trata de un grupo de superhéroes que intenta salvar al mundo del malvado robot Ultron, creación de Iron Man, miembro de los Avengers. Mientras esperamos que llegue la película, podemos ocuparnos de cosas menos emocionantes, como los resultados de las elecciones de alcaldes y diputados de la Asamblea Legislativa y del PARLACEN en nuestro país.
Enlace copiado
Los Avengers y Ultron

Los Avengers y Ultron

Los Avengers y Ultron

Los Avengers y Ultron

Enlace copiado
Por si no les ha llegado el rumor, que viajó más rápido que los resultados del Tribunal Supremo Electoral, tenemos la buena nueva de que habrá renovación en la legislatura 2015-2018. Antes de celebrar debemos aclarar: son 35 los diputados “nuevos”, pero solo 17 de estos son “nuevos nuevos”, es decir que nunca han estado en la Asamblea como diputados ni como asesores, talvez alguno habrá sido “diputado por un día” cuando niño, pero no podemos asegurarlo ni negarlo. Ya en la alegría de la renovación, agreguémosle que algunos de estos 17 serán diputados jóvenes, es decir, que podemos estar tranquilos porque la Asamblea está enrumbada (de rumbo, en rumba siempre ha estado). ¡Qué bonito el relevo generacional!

Porque eso es el relevo generacional, llevar gente joven a las instituciones y dejar que ellos hagan lo que quieran porque joven siempre es sinónimo de bueno, ¿no? Aunque no tengan experiencia política, les falte formación académica, sean hijos adoptivos de algunos de los dipusaurios que van de salida o estén expuestos a las mismas tentaciones que los funcionarios anteriores. De esta forma, los salvadoreños podemos hacer lo que hacemos mejor: dejar que el sistema “funcione”, con nula participación ciudadana, casi de forma automática... como Ultron, ese robot a quien, sin supervisión responsable, le da por conquistar el mundo, partidizar instituciones y hasta comprar terrenitos en la cordillera.

Quizás esa supervisión responsable es lo que hace falta para que el robot actúe dentro de los límites de la institucionalidad, la democracia y el Estado de Derecho, quizás incluso ese es el superpoder que complementa al relevo generacional, y hasta es más efectivo: podríamos dejar la Asamblea intacta, con los mismos 84 legisladores, pero si aumentamos la participación ciudadana, el nivel de información de la población y la representatividad, podemos tener mejores resultados que cambiando por completo a los 84 y dejando intactas las condiciones actuales que incentivan conductas corruptas y clientelistas.

El sistema democrático necesita nuestra constante participación, no solo durante las elecciones, para transparentar procesos, construir políticas públicas y leyes acordes con la realidad de los ciudadanos, y para que no se salga de control esta infraestructura institucional que hemos construido.

Ya el tema de la juventud de los representantes sale sobrando, pues una persona mayor puede estar abierta a nuevos planteamientos, así como un joven puede crecer creyendo ciegamente en los preceptos heredados de sus mayores. En ese sentido, un uso desmedido del “relevo generacional” nos puede llevar a pensar que viejo es sinónimo de malo, y la experiencia de los mayores es un tesoro desperdiciado al que deberíamos acudir con mayor frecuencia.

En fin, ya vienen los Avengers a salvar el mundo. Lástima que los superhéroes no existen y quienes llegan a ocupar cargos públicos son humanos al igual que nosotros. Sin embargo, no necesitamos individuos excepcionales, sino una generación excepcional que utilice la supervisión para hacer funcionar el sistema, y eso de verdad sería un relevo generacional del cual alegrarse.

Tags:

  • avengers
  • age of ultron
  • superheroes
  • parlacen
  • resultados
  • elecciones
  • tribunal supremo electoral

Lee también

Comentarios

Newsletter