Lo más visto

Más de Opinión

Los Ninis: Teoría y educación

Según el informe “Exclusión educativa y laboral de la población de 15 a 24 años en Centroamérica” (OIT, 2015) en Centroamérica hay 9.1 millones de jóvenes (de 45.3 millones de habitantes), que los podemos ubicar en cuatro dinámicas de inclusión y exclusión: 1) solo estudian; 2) estudian y trabajan; 3) solo trabajan; y 4) ni estudian, ni trabajan (Ninis).
Enlace copiado
Los Ninis: Teoría y educación

Los Ninis: Teoría y educación

Los Ninis: Teoría y educación

Los Ninis: Teoría y educación

Enlace copiado


La categoría Ninis (en el caso de El Salvador 24 % de jóvenes entre 15 a 24 años) oculta la complejidad de la dinámica perversa de sistemas educativos ineficientes y sistemas laboral de exclusión; de hecho, ya para un estudiante que trabaja (o trabajador que estudia) hay una interferencia grave que puede afectar su rendimiento educativo, frente a los niños y jóvenes que tienen el privilegio de solo estudiar; en efecto, lo que solo estudian y reciben una educación de calidad en su edad oportuna tendrán mejores oportunidades de un buen empleo, estable y bien remunerado...

Los Ninis son un constructo social de nuestra cultura educativa y empresarial, de nuestro egoísmo, de nuestro afán de ganar mucho dinero a costa de sacrificar condiciones humanas decentes, de la ineficacia de los sistemas educativos, de la cooperación internacional ineficiente y de la corrupción de la clase política; tienen un potencial enorme de cosas buenas y malas, dependiendo de las políticas y de la arquitectura productiva del país... Hipotéticamente, un Nini puede ser resiliente y salir adelante, y también podrá ser un temido homicida y pandillero, eso dependerá de los que no han sido ni son Ninis...

En El Salvador un 56 % de los jóvenes está fuera del sistema educativo; más de la mitad, y eso es grave y crítico desde la perspectiva de la exclusión, y menos de un 20 % de estos jóvenes ingresará a la universidad, y posiblemente solo un 9 % se graduará. En síntesis 1 de cada 10. De 2001 a 2012 solo mejoramos en materia de inclusión 5.6 %, y en una década apenas avanzamos 1 grado de escolaridad. Seguimos invirtiendo un bajo porcentaje del PIB en educación 3.2 %, cuando la recomendación es acercarnos a la media latinoamericana de 6 % del PIB; incluso el CONED en el informe El Salvador Educado establece la necesidad de 12 mil millones de inversión para cubrir los desafíos del país.

En el análisis de la OIT, según la condición de actividad, se segmentan los grupos de jóvenes entre 15 y 18 años y entre 19 y 24 años; aquí, en el grupo más joven se recomienda generar intervenciones de recuperación educativa, mientras que en el segundo grupo las intervenciones de política pública deben combinar lo educativo con lo laboral. Asimismo, vale la pena señalar desde la perspectiva de género, que son más las mujeres en categorías Ninis y que solo estudian, pero a la vez, la estadística indica que enfrentan más dificultades para la inserción en el mercado laboral; y al sumar Ninis y jóvenes que solo trabajan en El Salvador y Guatemala la exclusión de las mujeres supera a la de los hombres. A nivel geográfico, las situaciones más adversas se ubican en el plano rural. Desde la perspectiva del estado civil, el informe de OIT señala que en el segmento de Ninis hay un porcentaje de parejas casadas y en unión libre que amplifica la exclusión; y pese a ser Ninis muchos están en labores efímeras de carácter doméstico para no sucumbir ante la miseria.

El Gobierno ha comunicado mal el tema, pero es una tarea urgente hacer algo por los Ninis, sobre todo acercarle oportunidades reales de estudio o empleo, sin olvidarse que los Ninis viven la mayoría en condiciones de pobreza extrema. No están ahí por elección, sino por las circunstancias de una sociedad injusta.

Tags:

  • exclusión
  • empleo
  • ninis
  • violencia
  • educacion

Lee también

Comentarios