Los cambios ocurridos en la cúpula del área de Seguridad Pública deben servir para emprender una nueva dinámica de acción y de resultados

...El hecho de tener un equipo técnico al frente da pie para esperar que dicha planificación necesaria no se hará conforme a los pálpitos políticos del momento, sino según los requerimientos de la realidad en el terreno.
Enlace copiado
Enlace copiado
Como venía anticipándose a raíz de algunas declaraciones presidenciales, se acaba de dar un reacomodo en las posiciones principales del aparato gubernamental de Seguridad Pública. La ciudadanía ha venido manifestándose de manera persistente en el sentido de demandar más efectividad en la lucha contra el crimen en todas sus formas; y esta demanda, que ya es un clamor, no podía ser desoída por más tiempo en las altas esferas gubernamentales. Las más recientes encuestas de opinión enfatizan el descontento ciudadano por todo lo que está pasando en el día a día, específicamente en lo que a inseguridad se refiere, y es claro y evidente desde hace ya bastante tiempo que la efectividad institucional no cumple con lo que la situación exige. Los cambios, pues, o los giros, para ser precisos, eran ya insoslayables.

Lo primero que habría que destacar como novedad es que ahora prácticamente toda la responsabilidad de la conducción de los esfuerzos institucionales en esta área recae en personas de formación policial. Esto implica o puede implicar, en primer lugar, privilegiar lo técnico sobre lo político, al menos en lo referente al manejo de la gestión en el terreno, que es donde se requiere más empeño, conocimiento y decisión. Como se ha subrayado al oficializarse los movimientos en las posiciones claves, se trata de lograr mayor efectividad en el trabajo, con lo cual se estaría respondiendo de una manera más directa a lo que la ciudadanía espera y reclama.

Si este giro orgánico adquiere la condición de giro estratégico podrían verse posibilidades reales de que la Seguridad Pública vaya encaminándose de veras hacia lo que debe ser. Lo primero que tendría que hacer el equipo reubicado es revisar a fondo las dinámicas existentes, para replantear esquemas que contemplen todos los aspectos de la problemática, incluyendo diagnóstico actualizado, metodología pertinente, estrategia integral y calendario de actividades. Es decir, hay que reordenar la agenda, para enfocar en primer término lo decisivo, que es el imperio de la legalidad sin ningún tipo de reservas o evasivas. Lo que se debe buscar es que la acción contenga señales suficientes para que la ciudadanía comience a ver y a sentir que la ley y la autoridad están por encima del crimen, cuando ahora lo que pasa es todo lo contrario: la delincuencia se halla a la ofensiva, haciendo valer su territorialidad y su impunidad.

Al equipo de Seguridad recién instalado habría que darle, de entrada, un vigilante beneficio de confianza, haciendo ver desde el primer momento que la acción renovadora debe comenzar de inmediato. Y al haber también nuevo liderazgo en la Fiscalía General de la República se esperaría que también se renueven en serio los dinamismos de colaboración interinstitucional que están mandados por la misma Constitución de la República. Esto tendría que conjugarse a la vez con una interrelación más eficiente con el aparato judicial, para que la justicia contribuya en lo que le toca.

Hay que mantener el ojo crítico sobre todo lo que se hace, pero teniendo presente que esta lucha debe ser compromiso de todos. La Seguridad también exige planificación puntual y consistente. Y el hecho de tener un equipo técnico al frente da pie para esperar que dicha planificación necesaria no se hará conforme a los pálpitos políticos del momento, sino según los requerimientos de la realidad en el terreno. Estemos, pues, desde ahora mismo, muy atentos a lo que venga para empezar a revertir de veras el imperio del crimen que se manifiesta cada día con más desfachatez.

Tags:

  • nuevos funcionarios
  • reacomodo
  • gobierno
  • estado
  • democracia
  • seguridad
  • fiscalia general de la republica

Lee también

Comentarios

Newsletter