Lo más visto

Más de Opinión

Los cien años de Fátima

¡El 13 de Mayo, la Virgen María, bajó de los cielos... a Cova de Iría!
Enlace copiado
Los cien años de Fátima

Los cien años de Fátima

Los cien años de Fátima

Los cien años de Fátima

Los cien años de Fátima

Los cien años de Fátima

Enlace copiado
La aparición de la Virgen a tres humildes pastorcitos ocurrió en 1917, en Cova de Iría, Portugal. La Primera Guerra Mundial terminó en noviembre de 1918. Como consecuencia de este conflicto murieron 9 millones de combatientes y 11 millones de civiles. Dejaron de existir cuatro imperios: el Alemán, el Ruso, el Austro Húngaro y el Otomano.

En febrero de 1917, meses antes de la aparición y tras la abdicación del Zar Nicolás II, se inicia en Rusia el camino para la instalación del primer gobierno comunista del mundo. Se calcula que en el proceso fueron asesinados más de 20 mil sacerdotes, pues los dirigentes del gobierno promovían el ateísmo; guiados por los principios de Karl Marx, que en 1844 declaró: “La religión es el opio del pueblo”.

La aparición de la Virgen no se dio por sorpresa para los pastorcitos, pues estuvo precedida por la aparición de un ángel, el “Ángel de la Paz”, que se les apareció tres veces durante 1916, preparándolos para tan magno evento y enseñándoles a pedir por la conversión de los pecadores, rezando: “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo; te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”. Mientras tanto morían miles de personas, como consecuencia de la guerra.

En su primera aparición, la Virgen solicitó rezar el Rosario, todos los días, para alcanzar la paz del mundo. En la tercera, tuvieron una visión de lo que es el infierno y de cómo rezar para salvar almas. En su sexta y última aparición, el 13 de octubre de 1917, 13 meses antes que terminara la guerra, de repente cesó la lluvia torrencial que estaba cayendo y aparecieron los rayos del sol que secó el lodo que se había formado por la asistencia de cientos de personas. Por tres veces el sol giró sobre sí mismo, bailó y lanzó rayos amarillos, azules, verdes y rojos; pareciendo que iba a caer sobre la tierra.

Durante sus apariciones, la Virgen María les dio a los pastorcitos tres secretos y el pedido especial de consagrar a Rusia a su Inmaculado Corazón, como prediciendo todo lo que el mundo iba a sufrir por la instauración del régimen comunista, lo cual después se volvió una realidad y no cayó oficialmente sino hasta el 8 de diciembre de 1991, con la firma del Tratado de Belavezka; día en que la Iglesia Católica celebra la Inmaculada Concepción de María y formalmente, el 25 de diciembre del mismo año, día en que se celebra el nacimiento del Niño Jesús.

La tercera parte del tercer secreto de Fátima fue revelado por Lucía, la última pastorcita sobreviviente, al ahora Santo Papa Juan XXIII, quien decidió dejarlo en secreto y fue hecho público hasta el 13 de mayo de 2000. El también ahora Santo Papa Juan Pablo II atribuyó esta profecía al atentado que sufrió el 13 de mayo de 1981, un mismo 13 de mayo, al aseverar que le pareció claro que había sido “una mano materna quien desvió la trayectoria de la bala”, permitiendo al “Papa agonizante que se detuviera en el umbral de la muerte”. Actualmente, esta bala se encuentra incrustada en la corona de la imagen de la Virgen de Fátima, en Cova de Iría.

Después de estos cien años de esta serie de eventos relevantísimos que involucran las apariciones de la Virgen de Fátima, conviene preguntarnos: ¿Qué estoy haciendo para contribuir a la paz de nuestro querido país? ¿Cómo estoy en mi rezo del Santo Rosario, pidiendo por la paz de mis vecinos y del mundo entero?
 

Tags:

  • Fatima
  • virgen
  • rosario
  • rezo
  • Juan Pablo II

Lee también

Comentarios