Lo más visto

Más de Opinión

Los datos cruzados de A. L.

Con sus casi 600 millones de habitantes –10 más y estamos ahí– los cuales, empero, no alcanzan ni al 10 % de la población mundial, América Latina nos muestra múltiples, variadas y contradictorias facetas.
Enlace copiado
Los datos cruzados de A. L.

Los datos cruzados de A. L.

Los datos cruzados de A. L.

Los datos cruzados de A. L.

Enlace copiado
CEPAL acaba de dar su informe sobre el “Panorama social 2013” del continente, en el que se anota que el nivel de pobreza se ha mantenido con un muy pequeño descenso (0.3 %), pero que ha habido un aumento en cuanto a la pobreza extrema. En total los pobres suman 164 millones (27.9 % de la población), entre los cuales 68 millones (11.5 %) son indigentes. Estos, son 2 millones más que el año anterior. El dato bueno es que en los últimos 10 años el nivel de pobreza a nivel continental ha caído un 15.7 % y el de indigencia un 8 %. No tan buena, en cambio, es la información que da CEPAL de que en este año esa tendencia y su ritmo se ha desacelerado, o casi paralizado, lo que motiva que desde la comisión se hable de una necesidad de cambios.

Como siempre pasa, las cifras a algunos les da para festejar y a otros para bajar la cabeza. También muestran cómo ciertas inconsistencias. Argentina ostenta el nivel más bajo de pobreza (bajó del 5.7 % al 4.3 %), lo que no explicaría los saqueos a supermercados de los últimos días en una de sus principales provincias. Salvo que tuvieran motivaciones políticas o fueran alentados o facilitados desde muy arriba. Eso es, por ejemplo, lo que ha pasado y está pasando en Venezuela, en donde a instancias del gobierno se alienta a arrasar con todo lo que haya en los anaqueles, como un no muy ortodoxo, pero tampoco novedoso método para atacar a la inflación. En Venezuela, ha bajado el nivel de pobreza (del 29.5 % al 23.9 %), y eso que no esta computado este nuevo sistema de adquisición de productos, –de primera necesidad y suntuarios–, y de reducción de precios. Tampoco está claro como incide el tema escasez, porque de nada sirve tener ingresos, si no hay qué comprar. Hay dinero en el bolsillo, pero poco o nada para comer y ni para cumplir con el más mínimo trámite de aseo vinculado a necesidades vitales.

Sería bueno, para tener un panorama mas claro, cruzar algunos datos: por ejemplo saber cuánto representó para el continente, en esta larga década de gracia, el viento a favor –por no decir vendaval– que favoreció sus economías y en que real medida eso se reflejó en caída de la pobreza. Hay asimismo otros índices que sopesar, como los de corrupción y transparencia y el de inseguridad ciudadana con números espeluznantes en cuanto a homicidios e impunidad. Habría que ver además cuanto creció la inversión en armamento y hasta las ganancias de algunas empresas, expertos y asesores y gobiernos de allende los mares y océanos que se hacen la América, con el recurso de festejar y certificar las “virtudes democráticas” de algunos regímenes de la región. Manejar esos otros datos contribuiría a su vez a evaluar otra información de la CEPAL: que Latinoamérica es el continente con la peor distribución de los ingresos.

En Brasil ha crecido la concentración de la riqueza. En el gigante suramericano el 20 % más rico se lleva el 55 % de los ingresos. Y es importante tener y cruzar todos los datos, porque a veces se esta hablando de nuevas potencias emergentes, dinámicas, que asombran y sorprenden y se ponen como ejemplos a emular, pero que tienen también energías contenidas, en casos en volcanes algo dormidos que en cualquier momento pueden hacer erupción.

Tags:

  • cepal
  • pobreza
  • desarrollo
  • america latina

Lee también

Comentarios