Los dos mundos de Lin-Manuel Miranda

Miranda ha puesto presión en el Congreso norteamericano y lo ha acusado de “mismanagement e inacción”. Podría aprobar una ley para que Puerto Rico se declarara en bancarrota, reestructurara su deuda y evitara una crisis humanitaria. Pero no han hecho nada en Washington.
Enlace copiado
Los dos mundos de Lin-Manuel Miranda

Los dos mundos de Lin-Manuel Miranda

Los dos mundos de Lin-Manuel Miranda

Los dos mundos de Lin-Manuel Miranda

Enlace copiado
Lin-Manuel Miranda es una especie de mago. Vive en varios mundos a la vez.

Casi todas las noches lo puedes ver actuando en Broadway en la obra “Hamilton”, que él escribió. Y muchos días lo encuentras peleando por una isla, donde no nació, pero que le duele: Puerto Rico.

Puede saltar en el mismo día de su casa en Nueva York a la Casa Blanca en Washington, donde rapeó con el presidente Barack Obama. Y no tiene ningún problema en hablar conmigo en “spanglish” y brincar ágilmente de un idioma a otro. Miranda habita todos esos mundos. (Aquí puedes ver la entrevista: bit.ly/23CbFmF).

Miranda, antes que nada, es un artista comprometido. Comprometido con su arte –se tardó siete años en escribir la obra “Hamilton”, que ha recibido un Pulitzer y un récord de 16 nominaciones a los premios Tony. Y comprometido con la isla de Puerto Rico, que tiene una deuda de 70 mil millones de dólares, y no la puede pagar.

“Mi papel en este drama político es solo poner una cara humana, you know”, me dijo. “Yo creo que la responsabilidad de los puertorriqueños que crecieron en Estados Unidos –en la diáspora– es darle voz a los puertorriqueños que viven en la isla y que están sufriendo”.

Y eso es exactamente lo que ha estado haciendo. Miranda ha puesto la presión en el Congreso norteamericano y lo ha acusado de “mismanagement e inacción”. El Congreso podría hoy mismo aprobar una ley para que Puerto Rico se declarara en bancarrota, reestructurara su deuda y evitara una crisis humanitaria. Pero no han hecho nada en Washington. Nada.

Si Puerto Rico fuera el estado 51 de Estados Unidos, quizás no estaría pasando por estos problemas financieros. ¿Apoyas la estadidad? le pregunto. “Esa es una pregunta para los que viven en la isla. Vivo en Nueva York”, me dice. “That’s not my job to answer that. Y la próxima pregunta es: ¿Qué somos?”

Retomo su propia pregunta. ¿Qué son los puertorriqueños? ¿Eres puertorriqueño antes que estadounidense? “Yo me defino como un hijo de puertorriqueños que creció en Nueva York; I’m as Nuyorican as they come”, responde en dos idiomas este relator de historias musicales. “Pero yo pasé muchos veranos en Puerto Rico. Yo tengo mucha familia en la isla. Esta pregunta no es política, es personal”. Dice Miranda que la pregunta de la identidad tiene que ser contestada por la gente que vive en la isla, “no por mí”.

El caribe está dentro de él. “Hamilton” es la historia de un inmigrante nacido en la isla caribeña de Nevis, criado en Saint Croix y que se convirtió en uno de los “padres fundadores” de Estados Unidos. Eso fue lo que atrajo a Miranda a escribir sobre Alexander Hamilton. “La historia del inmigrante es la historia de Estados Unidos”, me contó. “Siempre hemos venido de otros países para mejorar nuestras vidas y hacer el trabajo difícil”.

¿Y cómo explicas el fenómeno de Donald Trump? “Lo que estamos viendo es algo que siempre ha pasado en nuestro proceso político, aunque no sé si tan duro como hoy”, reflexionó el también creador de la obra “In the Heights”. “Los inmigrantes siempre son el enemigo en un ciclo de elección. Pasó en 1996 con Pat Buchanan (candidato republicano a la presidencia en las primarias que atacó la inmigración mexicana), pasó con los irlandeses cuando ellos eran los inmigrantes nuevos del siglo XIX... Y lo estamos viendo hoy”.

Para Miranda, el arte siempre va adelante de la política. Pero la tierra llama: “Yo tengo una alergia a la política. Yo prefiero estar en casa escribiendo canciones, creando arte. Pero a la vez, mi gente allá en Puerto Rico está sufriendo. Así que mientras yo tenga está luz brillante en mí, yo la voy a enfocar al sufrimiento de la gente en Puerto Rico. Eso sí lo siento como mi responsabilidad. Yo no tengo la respuesta. Solo tengo este spotlight”. Y en estos momentos ese reflector brilla a todo lo que da.

Posdata mexicana

Me parece genial y muy valiente que Denise Dresser esté pensando en lanzarse al ruedo para las elecciones presidenciales de 2018. El tema pendiente de Ayotzinapa la está empujando, según dijo en una entrevista con Javier Risco. Jorge Castañeda también lo está pensando seria y metódicamente. Sería muy bueno para el futuro de México tener un debate con ellos dos, con Pedro Ferriz de Con –que ya se destapó– y con los candidatos de los partidos políticos tradicionales. Primera pregunta: ¿Qué van a hacer con los responsables de Ayotzinapa? Segunda: ¿Investigarán a Peña Nieto por corrupción por su Casa Blanca? Tercera: ¿Cómo evitar otros 100 mil muertos por sexenio? Cuarta: ¿Saben crear buenos trabajos? Quinta: ¿Volverán a nacionalizar el petróleo? Sexta: ¿Cuánto dinero dice que tiene? Séptima: ¿Se debe lanzar un solo candidato independiente o muchos? Octava...

Lee también

Comentarios

Newsletter