Lo más visto

Más de Opinión

Los invisibles del sistema de pensiones

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Recientemente la Asamblea Legislativa hizo reformas a la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones (SAP), se dice que para resolver el déficit fiscal del Estado; pero nada se dijo de la precaria situación económica de muchos pensionados del sistema antiguo o público, ya que desde 1996, cuando se privatizaron las pensiones, desde entonces no ha habido ningún incremento a estas, imaginémonos cuánto ha incrementado el costo de la vida desde aquella época, así como la inflación, y las pensiones del sistema antiguo, tanto de INPEP como del ISSS, se encuentran estancadas.

Los políticos que hace poco anduvieron en campaña ni siquiera por demagogia se acordaron de los pensionados, no se escuchó que hicieran alguna propuesta con el fin de mejorar las condiciones de vida de los pensionados del antiguo sistema; como si fueran personas inexistentes. Son los invisibles del sistema, y que para las elecciones también votan.

En la ley, por la cual se privatizaron las pensiones del sistema público, en el artículo 214 quedó establecido: “Las cotizaciones al programa de salud del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, para la cobertura de los pensionados y su grupo familiar, tanto del Sistema de Ahorro para Pensiones como del Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos (INPEP), será uniforme de cargo del pensionado o de su viuda o viudo, conviviente, sobreviviente, producido el fallecimiento de éste. A partir del primero de enero de 1997 la tasa de cotización será de 7.80 % de su pensión mensual, la cual rige en la actualidad”. Asimismo en dicha ley en el artículo 201 menciona que las pensiones se “revalorizan anualmente” en el porcentaje del 6 %, lo cual nunca cumplió dicha disposición. Fue una quimera, un engaño.

Propongo que para que los pensionados tengan un poquito de alivio a sus exiguos ingresos, fuera conveniente que las autoridades del ISSS o quien tenga poder de decisión consideren la revisión del monto de la cotización al programa de salud que se implantó en aquella época, en el sentido que la cotización sea de forma diferenciada, es decir, el que tenga una pensión alta que continúe con dicha cotización y el del menos, si es posible que sea exonerado del pago y tener siempre el derecho de salud; o buscar una forma escalonada, ya que por parte del Estado no se vislumbra algún ajuste a las pensiones. Para ello es necesario derogar o modificar el artículo en mención. Todavía hay personas que están cotizando desde el nacimiento del ISSS, 1955. Es de justicia para los ancianos.

Lee también

Comentarios