Lo más visto

Los jueces como agentes moldeadores de la sociedad

Las normas jurídicas permiten, prohíben, y/u obligan a que los miembros de una sociedad adopten un determinado comportamiento.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Estado provee de mecanismos a sus habitantes para aplicar esas normas –que viven en lo abstracto– a una realidad. Por ejemplo, si usted celebra un contrato mañana, y la parte obligada a cumplir el contrato no lo hace, entonces usted está facultado a iniciar el proceso correspondiente, para que la norma jurídica que obliga a cumplir lo contratado se aplique. Es decir, las leyes forman parte de un mundo abstracto, y que pasan a transformase a una realidad cuando los entes administrativos, judiciales, y/o arbitrales las aplican a un caso en concreto.

En un Estado Constitucional de Derecho como El Salvador, el Poder Judicial tiene la importante tarea de administrar justicia. La justicia únicamente tendrá contenido si se toman medidas para restaurar una situación jurídica que ha sido violentada (como ordenar cumplimiento de un contrato que ha sido violado), o, si no es posible restaurar tal situación, establecer una consecuencia que de una u otra forma compense a la parte que se ha visto perjudicada. Todo lo anterior, dentro del marco que la justicia se dé dentro de un plazo razonable, puesto que justicia tardía no es justicia. Las sentencias judiciales además de tener consecuencias directas para las partes involucradas en el proceso (tal como mantener, modificar, o crear una nueva situación jurídica) también tiene importantes consecuencias indirectas: los mensajes que las sentencias envían al resto de la sociedad (es decir, a los que no están involucrados en el proceso) para que se abstengan a realizar determinada conducta, o bien, para que realicen determinado comportamiento, y así evitarse problemas legales.

Retomando el ejemplo del incumplimiento contractual, cuando el juez dicte su sentencia en la cual condena a la parte incumplidora a pagar una elevada suma de dinero a la parte afectada, además de las consecuencias directas, también genera un efecto positivo en la sociedad, enviando un mensaje que incumplir contratos se sanciona con altas indemnizaciones, de tal forma que los índices de incumplimiento contractual disminuirán.

La misma lógica se puede aplicar con el resto de ramas del Derecho. No hay que sorprenderse que si el Poder Judicial es blando en sancionar a quien comete delitos (matar, secuestrar, etcétera) se estará promoviendo actuaciones de este tipo, ya que futuros infractores tendrán en cuenta las pocas probabilidades de ser condenados por acción u omisión.

Los jueces deben estar conscientes de los incentivos (positivos y negativos) que su fallo va generar en una sociedad. Los jueces, parafraseando al Dr. Bullard, deben pensar “más allá del expediente” (de su libro “Derecho y Economía”) y comprender su importante papel como agentes que contribuyen para la construcción de una mejor sociedad, en la que rijan principios básicos de convivencia, y en definitiva, reine la paz. Cuando un juez valora los hechos de un caso tomando en cuenta la verdad procesal en perjuicio de la verdad material, está incumpliendo con su misión de moldear a la sociedad, promueve impunidad, y genera esa insaciable sed de justicia que tiene el pueblo salvadoreño en la actualidad.

Tags:

  • cumplir el contrato
  • forma compense
  • resto de la sociedad

Lee también

Comentarios