Los límites de una crisis

En lo individual un sufrimiento o una enfermedad tiene sus límites y todo tiene su final, pero en el caso de una sociedad y un sistema, son viables con el predominio del subempleo o empleo informal.
Enlace copiado
Los límites de una crisis

Los límites de una crisis

Los límites de una crisis

Los límites de una crisis

Enlace copiado


Países con abundante pobreza existen en el mundo entero, con deuda pública proporcionalmente alta con respecto a su producto nacional. Se aprecian en publicaciones oficiales de organismos internacionales reconocidos en la rama económica.

También existen países con alta delincuencia y violencia extrema que rebasan las posibilidades de la seguridad pública e imposibilitan a las autoridades garantizar una convivencia pacífica a sus habitantes y al mismo tiempo, poder brindar una estadía segura a las personas provenientes del extranjero en calidad de turistas o de negocios. Todo ello figura en los registros de los organismos mundiales correspondientes.

Cuando se trata de publicaciones reconocidas y de incuestionable prestigio, un ciudadano con orgullo nacionalista quisiera que así como su país figura a nivel regional con un dinamismo en su comercio exterior y como esencialmente receptor de remesas familiares, también figurase como el que registra los más altos índices de inversión extranjera directa.

El país presenta rigideces en su crecimiento económico. Solamente para tener una idea, el PIB en términos reales no ha crecido en más de 4 % desde 1996 (tres excepciones desde esa fecha hasta nuestros días), lo que significa una capacidad productiva sumamente baja en los últimos veinte años, circunstancia que ha estado influenciada por factores externos e internos de diversa índole que han sido señalados en este espacio.

Los que aficionados al seguimiento del acontecer económico nos hemos percatado de las calificaciones de riesgo a nivel internacional que realizan entidades de mucho prestigio en este campo y en las cuales El Salvador no ha registrado un envidiable récord, aspecto que se agrega a los que observa un potencial inversionista extranjero en la toma de decisiones.

EL Salvador, señala un estudio de Naranjo y Rodríguez de Pennsylvania State University, “lejos de estar integrado a los mercados mundiales de conocimiento, ideas y tecnología no constituye un destino atractivo”.

Las perspectivas de crecimiento a mediano plazo que presentan organismos nacionales e internacionales no son favorables en términos de lo que se necesita para generar principalmente empleo decente, que es el objetivo por excelencia de todo sistema económico. Pareciera que seguiremos rezagados a nivel regional en el indicador macroeconómico que más se utiliza para comparaciones a nivel internacional.

El consumo como parte integrante de la demanda agregada y como destino en el crédito bancario se destaca. El comercio y los servicios permanecen activos al menos en lo que puede apreciarse en gran parte de la ciudad capital. En tal sentido, resulta aparentemente contradictorio hablar de una crisis y mucho menos de un límite a la misma, puesto que pareciera no afectar a la ciudad capital en noches de promociones o en ciertos establecimientos los fines de semana.

Los economistas son negativos y pesimistas de formación me dicen y observando frecuentemente cifras macro negativas incide en tu perspectiva. Sin embargo, de diez jóvenes al menos ocho desearían emigrar según encuestas recientes y de ciertas zonas del país sus habitantes han emigrado por ser inhabitables. El desempleo y el empleo disfrazado resultan evidentes y no requieren de estadísticas.

Esa es la crisis perceptible que tiene su límite y que no alcanzan a percibir los estratos de ingresos altos o aquellos que no requieren de esfuerzos físicos y productivos para recibir ingresos.

Tags:

  • subempleo
  • pobreza
  • deuda publica
  • violencia
  • inversion

Lee también

Comentarios

Newsletter