Lo más visto

Más de Opinión

Los médicos, los pacientes y el desabastecimiento en la red pública

La situación del desabastecimiento de medicamentos en el sistema de salud pública es desde mi perspectiva un producto de la relación paciente-médico y procedimientos administrativos e idoneidad del producto.

Enlace copiado
René Novoa Chacón

René Novoa Chacón

Enlace copiado

La carga para el Estado es de 52.64 millones en medicamentos y 486.74 millones en remuneraciones de personal. (Datos de mayo 2018-2019). Relativizando es bajo el porcentaje de inversión en medicamentos.

El enfoque de salud pública en nuestro país no es preventivo, sino curativo. Del total de consultas en el primer nivel de atención, el 81.7 % es curativo y el 17.44 % es preventivo. Lo ideal fuera lo contrario, pero para ello es necesario un cambio diferencial impulsado por el Estado a todos los niveles.

En cuanto a la relación médico-paciente. Hay paciente que engaña al médico sobre su situación de salud, para obtener medicina suficiente y abundante con el afán de estar provisto o con fines de venta. Para nadie es un secreto que en los mercados o vendedores particulares ofrecen medicamentos provenientes del Estado. Hay pacientes que van a consulta hasta 6 veces por mes. Priva a otros de espacio, tiempo y medicamentos. Son irresponsables y no hay una política ministerial sobre el problema.

El tino o eficacia en el diagnóstico y medicación es fundamental. La cuota para un médico de la red es de 6 pacientes por hora, lo que equivale a 10 minutos por paciente. ¿Queda espacio para un buen examen físico? ¿Es posible interpretar lo que el paciente quiere expresar en tan corto tiempo? Resultado: diagnóstico inadecuado. Hay excepciones, médicos con mucha experiencia con un corto examen pueden intuir el padecimiento. Tampoco hay que dejar de decir que muchos médicos están abrumados, no solo por la carga de trabajo en una clínica de salud pública, sino que muchos tienen otros trabajos o atienden su clínica privada lo que comprime su capacidad.

Con la reforma de salud de 2009, el sistema ha mejorado en muchos aspectos, pero hay detalles todavía que abordar y los más recurrentes y difíciles son los de la conducta humana. Un mal diagnóstico o seguimiento es ineficaz y por lo tanto la recurrencia de la población atendida se mantendrá o empeorará. El paciente malinterpreta su derecho humano a la salud.

La calidad de los medicamentos y su conservación también está en tela de juicio. Si usted interroga a los usuarios del sistema, se expresan insatisfechos de la calidad de los medicamentos y el que tiene posibilidades compra en farmacia privada y el resultado es más efectivo.

Es un círculo vicioso que no se ha logrado romper. Medicamentos de baja calidad mantienen los porcentajes de atención a pacientes y aumentan con el crecimiento de la población. Médico sin tiempo necesario realiza diagnósticos deficientes; ineficaz tratamiento.

Si esta situación fuera superada, tendríamos un pueblo más sano, más productivo; las clínicas y hospitales con mayores presupuestos para que haya acción preventiva, investigación científica, médicos con mejores salarios, atención especializada en cada uno de los rubros médicos. En cada clínica o unidad de salud podría atenderse casos más complicados como cirugías o internamientos y aliviar la carga de los hospitales de segundo y tercer nivel. He allí el detalle.

Tags:

  • desabastecimiento de medicamentos
  • médico
  • paciente
  • reforma de salud

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines