Lo más visto

Más de Opinión

Los partidos políticos tienen que procesar sus propias experiencias con madurez, responsabilidad y proyección

En todo caso, lo que al país le conviene es que no haya desequilibrios riesgosos ni polarizaciones desorbitadas.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

La etapa que se está viviendo actualmente en el país trae pruebas de alta intensidad desafiante para todos los salvadoreños, organizados o no. El hecho mismo de que hayamos llegado a este punto en las condiciones que prevalecen y con los actores en juego más apremiados que nunca pone de manifiesto que estamos en un momento transicional que a todos nos afecta, por lo cual nadie puede dejar de sentirse aludido por las circunstancias. Y lo más revelador es que los que están más en cuestión son los viejos mecanismos del poder, que en todos los momentos anteriores encontraron cómo hacer de las suyas para imponer de una u otra manera sus designios interesados, y que hoy se encuentran en el ojo público cada vez con menores capacidades evasivas y con mayores riesgos de destape.

Si se hace un enfoque más preciso del fenómeno que comentamos, los que resultan involucrados en primer lugar son las fuerzas políticas y sus respectivos liderazgos. Y es que el cambio de atmósfera incide directamente en tales sujetos, que es a los que más directamente les concierne el manejo del aparato público, sobre el que hay ahora una atención especial, que viene cada vez más cargada de componentes críticos, porque la ciudadanía ya no está en condición de continuar soportando lo que le disgusta, condescendiendo con lo que le afecta y callando frente a lo que considera injusto y abusivo.

En este escenario, que muestra características inequívocas de ser irreversible, los partidos políticos, en todas sus expresiones y desplazamientos, tienen insoslayablemente que reordenarse en sus respectivos interiores, evitando a toda costa las disputas del egoísmo y de la ambición, que acaban siempre, como se está observando a las claras, en el debilitamiento que puede llegar a la atrofia estructural sin retorno. Y en lo que corresponde al caso salvadoreño, si eso llegara a suceder estaríamos poniendo a nuestro sistema político en situación de quebranto que nos haría retroceder con consecuencias impredecibles.

Lo que hoy se ha vuelto más característico de la realidad política nacional es el hecho de que todo depende, en verdad y no sólo en apariencia, de lo que las decisiones ciudadanas vayan determinando en los aconteceres sucesivos. Hay, pues, un cada vez más abierto contraste con lo que al respecto se daba en el pasado inmediato, ya que aunque siempre sea factible anticipar resultados nada tiene de antemano la seguridad que antes era norma común, y esto exige que los distintos actores estén preparados para cualquier eventualidad. Y lo anterior pone en flagrante evidencia el hecho de que hay que prepararse para todas las eventualidades posibles.

Las elecciones presidenciales de comienzos de este año hicieron trepidar el esquema político establecido, lo cual ha provocado que los partidos políticos que se habían venido turnando en el ejercicio del poder estén ahora en ascuas ante lo que pueda resultar de los comicios legislativos y municipales de 2021. El partido que está formando el mandatario actual podría erigirse en la fuerza más poderosa, y eso acarrearía reubicaciones partidarias que no se sabe a qué podrían conducir. En todo caso, lo que al país le conviene es que no haya desequilibrios riesgosos ni polarizaciones desorbitadas.

Como decimos en el título del presente Editorial, esta es una hora decisiva en la que políticamente deben imperar la madurez, la responsabilidad y la proyección, porque lo que está en juego es la estabilidad saludable del sistema, lo cual sólo puede lograrse si las voluntades se mantienen dispuestas positivamente y los controles institucionales funcionan en la misma línea.

Tags:

  • poder
  • fuerzas políticas
  • disputas
  • eventualidades
  • desequilibrios
  • voluntades

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines