Lo más visto

Más de Opinión

Los problemas se complican cada día más, y por ende los tratamientos deben estar a la altura

Los liderazgos de todos los rangos y latitudes tendrían que ponerse a la cabeza de dicho esfuerzo en pro de un nuevo desarrollo.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Nos encontramos ubicados temporalmente en una coyuntura tanto nacional como internacional cuyas dimensiones y peculiaridades nos obligan a vernos a nosotros mismos sin poder dejar de ver hacia todos nuestros entornos regionales y globales, y cuyas proyecciones nos recuerdan a cada instante que ya no es posible refugiarse en ninguna marginalidad de las que antes se hacían valer sino que vamos moviéndonos irresistiblemente en el escenario más abierto y dilatado que hubiéramos podido imaginar, con desafíos y oportunidades sin precedentes. Esto es algo que puede decirse fácilmente pero que, al enfocarlo desde el plano de las realidades concretas, genera de inmediato incontables incertidumbres que vuelven la tarea sumamente complicada y de muy compleja puesta en práctica sobre el terreno de los hechos.

Hay múltiples preguntas que ya se están dibujando en la atmósfera nacional, y que por consiguiente se hace cada vez menos posible desconocer o minimizar. Y entre dichas interrogaciones hay una que gana protagonismo inmediato, porque así lo determinan las circunstancias imperantes: ¿Qué nos espera a los salvadoreños una vez que la crisis le dé paso a la recuperación? Se trata de una cuestión que admite múltiples posibilidades, las cuales dependen en gran medida de lo que los connacionales de todos los ámbitos y niveles estemos dispuestos a hacer a partir de las responsabilidades que nos corresponden.

Es preciso, entonces, ir promoviendo desde ya al menos los primeros planes de reactivación de nuestra vida normal, ubicando ésta en una dimensión reconstructiva que nunca antes pusimos en práctica. Porque tenemos que aceptar algo con toda sinceridad y seriedad: los salvadoreños siempre hemos sido muy poco cuidadosos de seguirle la pista a nuestra problemática, y por eso los problemas se nos vienen encima en el momento menos pensado, como si se tratara de una avalancha incontrolable. En esto la crisis del coronavirus tiene gran similitud, en otro plano, con lo que ha pasado tantas veces por inadvertencia y por dejadez.

Hoy nos encontramos transitando por una época en la que los problemas de las más variadas índoles y magnitudes tienden a interconectarse y por ende a complicarse de manera creciente y expansiva. Y en este punto también la pandemia del Covid-19 puede servir de ejemplo muy expresivo de lo que tiende a darse y a producirse en las condiciones actuales, sin respetar fronteras establecidas ni admitir frenos tradicionales. Esto acentúa la ejemplaridad redefinidora en el marco de todo lo que está sucediendo; y lo primero que habría que redefinir y reenfocar son las actitudes humanas en todas sus dimensiones y direcciones. Los liderazgos de todos los rangos y latitudes tendrían que ponerse a la cabeza de dicho esfuerzo en pro de un nuevo desarrollo y una renovada convivencia. Y los variados centros de pensamiento, cualesquiera fueren su ubicación y su magnitud, están llamados a hacer oír la voz orientadora de cara a los nuevos tiempos.

Lo esperable es que lo más pronto que se pueda comiencen a aflorar las propuestas planificadoras de lo que tiene que ser el desenvolvimiento inmediato de los tratamientos poscrisis, especialmente en lo que concierne a la recuperación del ritmo económico normal que se requiere para que nuestro país vaya de veras hacia adelante. Y al respecto hay que aplicar mecanismos planificadores que no dejen ningún punto fuera ni ninguna estrategia en veremos.

Recordemos en todo momento que sólo la actuación apropiada puede ser instrumentalmente válida y procedimentalmente eficaz conforme a los imperativos que ahora se imponen. Esto es cuestión de supervivencia en todos los sentidos.

Tags:

  • liderazgos
  • reactivación
  • pandemia
  • actitudes
  • propuestas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines