Lo más visto

Los que confían en la política salvadoreña

Los motores están arrancando para las próximas dos elecciones, la primera en 2018 para concejos municipales y diputados, y en 2019 para presidente y vicepresidente. Con la coyuntura económica y social, los salvadoreños cada vez se desilusionan más de la política o mejor dicho de los políticos.
Enlace copiado
Enlace copiado
La encuesta de LPG Datos evidencia que el 78 % de las personas evalúa muy mal o mal la situación del país; mientras el 76 % manifestó que el país no va en el rumbo correcto. No será fácil enamorar a los votantes, dentro de un año estaremos votando para que 262 municipios cambien o continúen el rumbo de su gobierno municipal y elegiremos a 84 diputados que estarán sentados en la Asamblea Legislativa. Se debe estar atentos a las reformas del Código Electoral. Interesante saber que a pesar de que el FMLN está gobernando, los encuestados dijeron a través de LPG Datos que votarían por ARENA, siendo una diferencia del 12 % arriba del FMLN.

¿Quiénes confían en la política salvadoreña? Es de ir a la calle y preguntarle a la gente de a pie, la que lucha a diario, y no está expuesta a salir como los políticos en los medios de comunicación, por corruptos y por enriquecimientos ilícitos. Las personas trabajadoras que cargan bultos, venden en un canasto, empujan el carretón de sorbetes, etcétera, ya no confían en los políticos salvadoreños por muchas razones.

Nos desencantamos al ver a los políticos en cualquier puesto que se enriquecen ilícitamente, llegan al poder hasta con casa alquilada y terminan con ranchos en la playa y una vida de lujos; nos desilusiona ver que en el mismo gobierno hablan de austeridad y sus funcionarios tienen sendos sueldos y no hacen colas en el ISSS, tienen seguros médicos privados. Se evidencia que la decadencia de la política no es de estos dos últimos gobiernos, esto es desde hace muchos años.

Se han creado organismos como la Ley de Probidad, quienes vigilan a la clase política, gracias a ello se ha estado juzgando a políticos, un paradigma que se rompió en El Salvador; ya que actualmente hasta expresidentes están encarcelados y otros políticos huyendo. El artículo 240 de la Carta Magna menciona sobre la obligación para los servidores públicos de declarar su patrimonio ante la Corte Suprema de Justicia.

El pueblo quiere confiar en los políticos, para ello se necesita de una reingeniería en cada partido político y en los candidatos que escojan. Lógicamente los partidos mayoritarios ARENA y FMLN tienen tela por cortar o en otras palabras, cola que les pisen. “Ni modo”, dirán algunos ciudadanos; sin embargo, también están GANA, PCN y otros que quieren subirse a la escalera del poder.

Está abierta la convocatoria para ir al “casting político”, lástima que en ocasiones ese candidato llega disfrazado y accede al transfuguismo. Aunque la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia le hizo una observación a la Asamblea Legislativa, cuando los alcaldes y los concejales en las administraciones plurales se cambian de partido político, cometen fraude electoral.

Muchas personas desean inclinarse a la vida política debido a que hasta alcaldes de municipios pequeños ganan sueldos jugosos, los cuales no son adecuados por el tamaño y por los impuestos que recauda cada municipio ¿Quién vigila esos movimientos? ¿Hasta cuándo se equilibrará la balanza?

Los ciudadanos están hartos de ver el mismo show de parte de algunos políticos, prometen y prometen y cuando están en el poder recurren a la ley del azadón “solo para adentro”. ¿Qué deben hacer los políticos para que confíen en ellos? Se espera haya transparencia y candidatos probos. Platón dijo: “El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”.
 

Tags:

Lee también

Comentarios