Lo más visto

Los títeres del siglo XXI

La sociedad salvadoreña sigue enfrentada, entre izquierda y derecha, ricos y pobres, entre marginados o excluidos, frente a aquellos militantes de hueso colorado que solo por el hecho de ser pariente de algún funcionario se les adjudicó un buen empleo en detrimento de aquel salvadoreño honrado que se le imposibilita obtener una oportunidad de superación, solo por el pecado de no pertenecer a un partido político.
Enlace copiado
Los títeres del siglo XXI

Los títeres del siglo XXI

Los títeres del siglo XXI

Los títeres del siglo XXI

Los títeres del siglo XXI

Los títeres del siglo XXI

Enlace copiado
Peor aún, existe una gran cantidad de troles que defienden como sicarios a sueldo a su partido político, contra todo aquel ciudadano que ose opinar diferente a su ideología sobre temas de interés nacional, es decir, que utilizan la calumnia y difamación para descalificar a los que ellos llaman sus adversarios, pero rara vez se ve algún fundamentalista ideológico defendiendo sus ideas basado en el silogismo, dado que su incapacidad radica en la carencia intelectual para hacer apología de lo que creen o piensan de un determinado tema.

En consecuencia, la ausencia intelectual lleva al trol o militante a ofender con violencia psicológica a cualquier ciudadano que emita opinión diferente a la de su partido político, esto supone una censura a la libertad de expresión, dado que aun aquellas opiniones vertidas en las redes sociales de forma privada, quieren que sean censuradas, ya que siempre saldrá algún amigo o seguidor que simpatiza o milita en algún partido y nuestra opinión será incómoda y difícil de tolerar y es ahí donde inicia la cadena de violencia.

Ante este escenario lo que está viviendo El Salvador es una tiranía bipartidista en la que le han robado la voluntad y la moral a sus militantes y simpatizantes, donde a fuerza quieren las cúpulas instaurar un uniforme para todos los salvadoreños y que agachemos la cabeza en todas las decisiones políticas que toman y que trascienden a los intereses de todos los salvadoreños, y hay de aquel que se revele al pensamiento absoluto y verdadero de esa dirigencia política.

Entonces los partidos políticos han producido una gran cantidad de salvadoreños que actúan como títeres que dicen amén a todo lo que hacen. Pero si le pasamos el filtro del análisis técnico y científico, a cada decisión que toman estas cúpulas partidarias, veremos que sus decisiones son carentes de lógica y desconectadas con la realidad del país, tal como lo informó en la última encuesta la UCA. Por esa razón la masa crítica y académica es muy sospechosa para los intereses de la izquierda o derecha.

Situación que jamás será comprendida por un militante o simpatizante de derecha o izquierda, dado que el buen juicio lo tienen nublado por la intoxicación extremista partidaria, por ello siempre buscarán purgar a los que piensan en sus estructuras, como Joaquín Samayoa, Dagoberto Gutiérrez, Roberto Cañas, Salvador Samayoa, Juan Valiente, Ana Vilma de Escobar, Federico Hernández, entre algunos pensantes que han hecho historia por no estar de acuerdo en su momento con su partido político.

Por lo tanto, existe una desconexión de los partidos políticos con la realidad que vive cada salvadoreño, solo por poner un ejemplo la aprobación que hicieron recientemente los diputados directivos del FMLN, GANA y PCN de $4.5 millones del seguro médico hospitalario, lo cual significa que están más preocupados por sus intereses que por ayudar a los más necesitados. Qué les costaba pronunciarse a favor de que se atendiera en el ISSS o en un hospital privado por cuenta del Gobierno al joven que cayó de una de las torres del MH, como un acto auténtico de solidaridad.

De manera que es hora de poner la mirada en un liderazgo que no provenga de las estructuras partidarias y que no esté contaminado de la política actual.
 

Tags:

  • partidos
  • democracia
  • troles
  • seguro medico
  • diputados

Lee también

Comentarios