Lo más visto

Los varados... una cruel historia

Este plan contra la pandemia y los varados ha sido y sigue siendo un fracaso.

Enlace copiado
José Zanoni Yada

José Zanoni Yada

Enlace copiado

Mi hijo en Inglaterra, los varados y sus 4,000 familias salvadoreñas recordarán esta época por el dolor, la incertidumbre y la tortura que les ha causado la indiferencia de las autoridades. Sí, no es el virus, es nuestra incapacidad para ayudarles lo que les dejará una marca en el alma de por vida.

La logística alrededor de estos hermanos salvadoreños ha sido improductiva, si es que ha existido. Los primeros anuncios ministeriales comenzaron en marzo; luego en abril; después, 1 de mayo; ahora, dicen que son 14 semanas y finalmente, la noticia de que los salvadoreños que se encuentran en Europa, Reino Unido, Estados Unidos, México y toda Asia no tienen fecha de retorno.

Recordemos que esos compatriotas actualmente están sobreviviendo gracias a las tarjetas de crédito, ayuda familiar, algunos con ahorros que se acaban y otros por misericordia divina. Por razones médicas, económicas y humanitaria debe de haber un programa de repatriación a corto plazo.

Las comunicaciones con el ministerio –escasas, por cierto– hacen repetir formularios a gente que no tiene ni computadora y a veces ni internet. Han llenado el mismo formulario entre dos y cuatro veces. Si ellos se acercan al consulado o embajada local, no hay respuesta. La incertidumbre es lo único claro entre nuestros compatriotas. Dicen que a principios de junio vendrán algunos de Colombia y dicen... y dicen... ¿Qué es esto, Dios mío? Que primero los niños, después los ancianos. Los vulnerable primero. Si todos son vulnerables en el extranjero. Acaso creen que los niños y los ancianos vendrán solos en esos vuelos. No es el Titanic ni ninguna película. Esto es realidad.

Honduras, Uruguay, Guatemala, México, Colombia, Estados Unidos, Francia, Holanda, Costa Rica, Panamá y muchos otros países han tenido un programa de repatriación con cientos de vuelos humanitarios a sus respectivos países. Logrando el retorno de estos seres queridos a su familia. ¿Por qué no El Salvador? ¿Qué burla es esta? Declaraciones sin conocimiento de los hechos, exposición de programas de repatriación que no existen. Temor al contagio si regresan. Claro, si se implementa la misma logística que se ha estado implementando ¡es seguro que debemos tener temor!

Pongámonos la mano en la conciencia. Este plan contra la pandemia y los varados ha sido y sigue siendo un fracaso. Solo se necesita organización y buena voluntad. Para ejemplo: el Congreso Latinoamericano de Neurocirugía 2010, el cual contó con la participación de médicos de los cinco continentes, representantes de más de 30 países. Casi 1,000 participantes que ingresaron al país en un promedio de tres días. A todos los albergamos en un hotel de playa, apoyados por otros dos centros de veraneo que se encontraban cerca. Se organizó precios y descuentos con las aerolíneas, logística de visas en el aeropuerto, transporte coordinado con la PNC para darles protección. Médico para atención inmediata y ambulancias por si era necesario. Luego la salida de todas estas personas y todo esto sucedió en cinco días. El congreso latinoamericano fue considerado un referente a nivel mundial en logística y hospitalidad. Esto se logró simplemente con la directiva de nuestra asociación y una oficina de organización de congresos. El ministerio puede hacer mucho más que esto. Estoy seguro de que con una adecuada logística, El Salvador recuperará a nuestros seres amados.

¡Por favor, ya no más excusas! Traigamos a nuestros hermanos a su tierra, antes de que se mueran en el exilio que se les ha impuesto.

Tags:

  • varados
  • pandemia
  • logística
  • incertidumbre
  • repatriación

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines