Lo más visto

Macron: juntos vamos a ganar

En la medida que el presidente Donald Trump se repliega en su política externa, por un lado, el presidente Xi Jinping, de China continental, toma la bandera del libre comercio a nivel mundial. Por otro lado, el presidente Emmanuel Macron, de Francia, toma el liderazgo en Occidente, buscando retomar la grandeza diplomática francesa mostrada a través de la historia.
Enlace copiado
Enlace copiado

Macron, con un brillante discurso ante el Congreso de Estados Unidos de América, EUA, pronunciado el pasado 25 de abril, aprovechó esta fecha simbólica para defender el valor de la amistad. No era para menos, en igual fecha en 1960, el general Charles De Gaulle usó ese mismo pleno, para destacar este valioso concepto, resaltando: “Nuestras naciones han sufrido por sus valores”.

Sobre el comercio mundial, Macron dijo: “Podemos escoger el aislacionismo, retirarnos, pero cerrarle la puerta al mundo no detendrá la evolución del globo”.

Macron también planteó la importancia del medio ambiente, ante el retiro de EUA del Acuerdo contra el cambio climático, señalando: “Es hora de hacer a la Tierra grande de nuevo”, parafraseando el eslogan de Trump de hacer grande a América nuevamente.

Y destacó la importancia de proteger el medio ambiente retomando los conceptos vertidos por Ki-moon, entonces secretario general de la ONU (abril, 2015), quien llamó a ser conscientes “de las consecuencias que tienen nuestras decisiones sobre el planeta”. Ahora fue Macron, quien dijo: “Estamos sacrificando el futuro de nuestros hijos. (No hay un Plan B para combatir el cambio climático porque) no hay planeta B y tendremos que enfrentarnos al desafío y trabajar juntos.  Estoy seguro de que EUA volverá al pacto”.

Macron, en uno de los momentos más emotivos de su intervención, fijó el horizonte histórico en la defensa de la democracia y la libertad al citar el lema de la revolución francesa: “vivir libre o morir”, modulando este profundo concepto al decir que la libertad es ahora un llamado a pensar y a amar.

Además, recalcó: “La democracia está hecha del día a día y del entendimiento entre los ciudadanos, que se profundiza cuando tenemos la habilidad de hablar el lenguaje de los otros”, marcando la necesidad de actuar de EUA y la Unión Europea como comunidad internacional unida.

Al mirar los profundos problemas de El Salvador, falta de seguridad, migraciones forzadas, servicios de educación inadecuados y de salud que no satisfacen la demanda, reglas del juego económicas que no generan confianza y, por tanto, escasez de empleos de calidad, vemos en riesgo lo que más demandan los salvadoreños.

Además, cuando estas situaciones se generalizan, hay mayor riesgo de caer en la tentación ante ofertas mesiánicas de personas que usando el populismo crean falsas expectativas, pues parecen redentores, pero terminan siendo dictadores que someten a sus pueblos, los cuales, cuando quieren despertar son avasallados. Venezuela es el gran referente con Chávez y Maduro, ahora lo vemos en Nicaragua, y en ambos casos con numerosas fatalidades.

Ante esta situación, los salvadoreños debemos adoptar los conceptos del presidente Macron: “Son tiempos de determinación y coraje. Lo que amamos está en peligro. No tenemos más opción que ganar. Y juntos vamos a ganar”. Allí, en el Congreso estadounidense irrumpió un aplauso cerrado, nosotros, cerremos filas para unirnos y ganar, por El Salvador.
 

Lee también

Comentarios