Lo más visto

Más de Opinión

"Mama es mi súper heroína", la historia de vida de Jacqueline

Enlace copiado
Enlace copiado

En El Salvador, a 2012, el 13.3 % de las familias eran monoparentales –y esta cifra va en aumento, incluyendo las familias monoparentales extensas con hijos, que alcanzaron entonces un 34.9 % (UNICEF, 2015). De todas las familias monoparentales, un 85 % es liderado por una mujer, y esta realidad también sigue creciendo. Esto puede en parte explicarse porque, además, centenas personas salen diariamente de nuestro país, por razones que van desde buscar una mejor vida –o simplemente huir para protegerla, debido al crimen y la delincuencia.

La realidad de este país separa familias, expulsa padres y entristece a hijos. Esta es también la historia de Jacqueline Roxana Ramírez Ramírez, quien en su cuento "Mi mama es una súper heroína", publicado en el marco del programa Soy Autor, de Contextos, nos transmite su admiración por su padre que se fue y del amor de su madre que se quedó y cuida de ella. Y en medio de la trágica realidad que a menudo nos presenta El Salvador, este cuento es una historia de amor y de esperanza, de cómo el amor de una sola persona puede fortalecer los lazos sociales que nuestros niños niñas necesitan para desarrollarse en ambientes seguros.

De hecho, el más reciente Informe de Desarrollo Humano del Programa de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas (PNUD), enfocado en juventud, estudia los factores que explican la resiliencia de nuestros jóvenes. Entre sus hallazgos, destaca la importancia de una sola persona como influencia positiva en la vida de un joven puede definir su nivel de resiliencia ante los obstáculos que enfrenta en su entorno, y aumentar sus posibilidades de salir adelante.

Hay ejemplos de esto a muchos niveles y de cómo una persona puede ser el factor determinante en transformar una realidad: tenemos el ejemplo de las increíbles actrices de La Cachada Teatro, quienes una a una, cambiaron la vida de su familia y su comunidad. O la semilla plantada por proyectos como SWITCH, de los Global Shapers, quienes buscan romper estereotipos de género para garantizar la igualdad de niñas y niños, y están enseñando a las familias a expresar amor. O la campaña "Soy Vida", de la productora Kino Glaz, para desestigmatizar a los jóvenes que viven en zonas consideradas de alto riesgo, que expone las historias de vida de muchos talentos jóvenes.

Como sociedad, nos falta empatía para ver más allá de nuestra realidad y ser capaces de compartir y comprender la de otros. Marcela Zamora siempre dice que con su trabajo espera "quitarnos la venda de los ojos" para que empecemos a darnos cuenta de lo que pasa en nuestro país. Y lo logra, de forma poderosa; ahora nos toca a nosotros asumir el reto de conocer y entender primero, para tomar conciencia, y luego para hacer todo lo que esté a nuestro alcance para cambiar nuestro entorno y crear más oportunidades para nuestros niños y niñas.

Tags:

  • Soy vida

Lee también

Comentarios