Lo más visto

Más de Opinión

¿Mandan las minorías?

Enlace copiado
José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

Enlace copiado

Sin mayor preámbulo, paso a referirme al acto protagonizado por quienes  irrumpieron un foro donde se pretendía discutir acerca de la mal llamada “PRIVATIZACIÓN DEL AGUA”. Destacando que esto no es una respuesta a la agresión de la que también fui víctima, sino un llamado para aquellos a quienes la política no les importa, pero quisieran (y merecen) un mejor país. Posiciones que resultan contradictorias.

 En dicho evento, ganaron las mayorías, pues aunque un buen número de asistentes se retiró ante el evidente peligro, la mayoría permaneció hasta concluir el conversatorio, y así defendieron la democracia de una minoría llena de odio, que mediante el uso de la fuerza, no entró para hacerse escuchar, sino para acallar a quienes sí tenían algo que decir.

Escribo a todos aquellos decepcionados que saben que un solo gobierno (cualquiera que sea) no convertirá al país en un pequeño paraíso, y aunque comparto esa visión, les ruego entender que un solo gobierno sí podría convertir al país en un infierno.

Estamos tan acostumbrados a escuchar que las mayorías deciden, que terminamos creyendo en ello... Pero no siempre es así, pues muchos de quienes podrían elegir, se abstienen de hacerlo permitiendo que la minoría se imponga. Minorías, que conquistan el poder mediante las urnas, pero después se niegan a respetar la decisión de los votantes, pues se embriagan con el poder, y temen que sus actos salgan a la luz y los lleven ante la Justicia.

Una minoría decidió dinamitar puentes, secuestrar seres humanos para canjearlos por dinero, volar postes del tendido eléctrico, hacer que muchas empresas se fueran del país, robar vacas a los ganaderos y gallinas a los humildes, así como reclutar niños para asesinar soldados, turistas, monjas, empresarios, campesinos e incluso a algunos de sus camaradas, caídos en desgracia porque sobre ellos recayó la sospecha de pensar diferente al “Líder”. Esa minoría es la que hoy nos gobierna.

Otra minoría ostenta el poder en zonas rurales, barrios populares,  mercados y hasta en los parques; y esta es la que decide quién puede entrar a sus territorios, quién debe morir, cuánto tienen que pagar los que desean vivir, y hasta tienen poder de decisión sobre los cuerpos de las mujeres y las mentes de los jóvenes, pues allí, todo es propiedad del “Líder”.
Esas dos minorías se unieron en acuerdos que les permitieran conservar y ampliar su poder. Ambas se han encargado de disolver familias y de cubrir de sangre y dolor nuestra nación. Ambas han conquistado el poder porque la mayoría ignoró sus intenciones, o creyeron que su objetivo en verdad era luchar por el pueblo, o defender el barrio.

El color rojo sangre de sus banderas, aunque lo hayan teñido de celeste para engañar a la gente y conservar el botín, es el mismo color que en nombre de las libertades, elimina todas las libertades, y en nombre de la igualdad ha llevado el hambre a Venezuela, Nicaragua o Corea del Norte.

COLOFÓN. Si alguien llega a proponer algo acerca de la energía solar, la eólica o la geotérmica. Sepa que inmediatamente aquellos que cabalgan sobre la mentira, saldrían a gritar que ya se va a privatizar el sol, el viento, y la lava.
 

Lee también

Comentarios