Loading...

Manejar en El Salvador se vuelve cada vez más estresante

Enlace copiado
Danilo Murga - Abogado y notario, Master en Derecho Penal

Danilo Murga - Abogado y notario, Master en Derecho Penal

Enlace copiado

Todos hemos sido testigos del crecimiento del parque vehicular en los últimos años. Lo anterior ha obligado a las autoridades de turno a incluir dentro de sus planes y presupuestos la ejecución de obras importantes de infraestructura vial para poder en alguna medida aliviar el tráfico que a diario padecemos los salvadoreños. Hemos visto obras importantes como el Paso del Jaguar, la ampliación de la carretera del Litoral ejecutada en parte con fondos provenientes de FOMILENIO, la ampliación de la carretera al puerto de La Libertad y más recientemente proyectos como el anillo periférico Claudia Lars y en el oriente del país el anillo periférico Gerardo Barrios. Lo cierto es que, a pesar de las obras de infraestructura vial construidas y las que están en ejecución y planificación por parte de las autoridades, el tráfico no disminuye, especialmente en horas pico.

Según cifras estadísticas del Viceministerio de Transporte y estimaciones de Población de la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), por cada cinco personas hay un vehículo en el país, por lo que la demanda de vehículos continúa al alza, lo que indica que el panorama no luce nada esperanzador para los próximos años. El problema empeora pues el país carece de un sistema de transporte público de calidad para los salvadoreños.

Sin embargo, la cantidad de vehículos que forman el parque vehicular en el país no es el único problema, sino también el irrespeto reiterado y deliberado a todas las normas de tránsito que algunos automovilistas conductores muestran día con día. La plaga de conductores que irrespetan las leyes de tránsito no distingue edad, sexo, estrato social, nivel cultural y puede observarse incluso en vehículos con placas Nacionales, es decir, vehículos que son conducidos por funcionarios a los cuales se les ha asignado vehículo y combustible para el desarrollo de sus funciones y el mejor desempeño de su empleo. Podemos mencionar por ejemplo a nuestros agentes de la Policía Nacional Civil que como si de una moda se tratara suelen dejar ver una pierna fuera de la cama de los pick up que conducen cuando son pasajeros, suenan la sirena sin que exista una aparente emergencia, cruzan la doble línea amarilla y sus vehículos presentan fallas en el sistema eléctrico, por lo que es común verlos sin luces en horas de la noche.

Recientemente se ha conocido modificaciones a Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, dentro de las que destacan incrementos importantes a los montos que hoy se imponen en concepto de esquelas por el cometimiento de faltas e infracciones leves, graves y muy graves. Ojalá y estas reformas inconsultas, que representan un nuevo golpe al bolsillo de los salvadoreños, también sean aplicadas de forma general, incluyendo los vehículos asignados a funcionarios del Estado.

Tags:

  • manejar
  • Ley de Transporte
  • obras
  • funcionarios
  • reformas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines