Lo más visto

Manifestemos siempre nuestro patriotismo

A lo largo de nuestra vida independiente, septiembre ha sido considerado por antonomasia como el Mes de la Patria, desde aquel 15 de septiembre de 1821 en que alcanzamos nuestra emancipación política del gobierno español, que por más de tres siglos mantuvo un sistema esclavista y de explotación en estos pueblos.
Enlace copiado
Manifestemos siempre nuestro patriotismo

Manifestemos siempre nuestro patriotismo

Manifestemos siempre nuestro patriotismo

Manifestemos siempre nuestro patriotismo

Enlace copiado
Sin embargo, a ciento noventa y cinco años de esa gesta gloriosa, que nos catapultó a la vida política independiente, nuestro país y el resto del territorio centroamericano continúa inmerso en una situación de dependencia económica de los países desarrollados y de las instituciones financieras internacionales.

Desde luego que no es fácil alcanzar la emancipación total tanto en el campo personal, como también en el ámbito del Estado. Tenemos ataduras de toda índole, tanto espirituales como materiales, que no nos permiten gozar de una verdadera independencia. Estamos casi siempre atados a los vicios y a las malas costumbres, no podemos separarnos del odio, del rencor, de la ambición a obtener dinero fácil por medio de la corrupción y otras actividades ilícitas, que han conducido a este país por derroteros equivocados. La corrupción en las instituciones gubernamentales ha sido una constante desde hace muchas décadas, donde las instituciones contraloras han servido de tapaderas para ocultar el despilfarro y el desvío de los fondos del erario nacional para fines personales, que se esfuman por el sucio drenaje de la corrupción de los funcionarios de gobierno. Los esfuerzos que el fiscal general de la República está haciendo por llevar ante la justicia a personas que han cometido actos de corrupción deben ser apoyados por la ciudadanía, porque como el fiscal ha expresado en sus declaraciones, “una sola golondrina no hace verano”.

Por otro lado, la deuda externa de nuestro país supera los $16 mil millones, que equivale a más del 63 % del PIB, sin que hasta el momento se pueda vislumbrar un cambio en las políticas de endeudamiento, debido al estancamiento económico que padecemos por la insuficiente inversión de capital interno y foráneo, así como por la corrupción que ha existido en diferentes gobiernos y por el despilfarro de los impuestos.

Si a esta situación le agregamos el problema de la deuda previsional, la situación se vuelve más complicada, existiendo la posibilidad de llegar a un momento en que el Gobierno se vea imposibilitado de poder cumplir con todas sus obligaciones financieras para cancelar la deuda externa, salarios y pensiones.

Obviamente, no se trata de insinuar que estamos en riesgo de ser un Estado fallido, por la precaria situación financiera del Gobierno y los problemas de inseguridad social que padecemos, pero no debemos atenernos ni dejar que las cosas sigan caminando por inercia.

Volviendo a las celebraciones del Mes Cívico, es importante poner en relieve que es una época propicia para fomentar no solo los valores cívicos, sino también los morales, religiosos y culturales, que con el correr del tiempo han ido desapareciendo, contribuyendo al deterioro del tejido social que hoy padecemos.

El amor y el respeto a la patria que en estos días se fomenta no solo se demuestra con desfiles ni cantando nuestro himno nacional y rezando la oración a la bandera en los actos cívicos, sino también cuando los funcionarios públicos desempeñan su labor sin ser tentados por el flagelo de la corrupción, cuando el empresario paga sus impuestos sin acudir a la elusión ni a la evasión, cuando el ingeniero y el arquitecto diseñan y construyen obras que retan al tiempo por su calidad, cuando el maestro se esfuerza por instruir y educar a sus discípulos con eficiencia y calidad, cuando los padres de familia se esfuerzan por educar bien a sus hijos, en resumen, cuando todos nos involucramos por hacer de nuestro país un lugar donde podamos vivir con tranquilidad y bienestar, sin tener que pensar en abandonarlo porque aquí no se encuentran las condiciones para tener una vida digna.

Tags:

  • patria
  • independencia
  • economia
  • dependencia financiera

Lee también

Comentarios