Lo más visto

Más de Opinión

Maniobras del lobby del aborto

Enlace copiado
Sherman Calvo / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Sherman Calvo / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

El lobby internacional del aborto trata de degradar a las naciones provida, calificándolas de anticuadas y de «tercer mundo», como si matar a los más vulnerables fuera de algún modo «progresivo». La verdad es que aún existen naciones moralmente superiores porque han establecido las características más importantes de una cultura, una en la que las personas son amadas, protegidas y aceptadas.

El Salvador es todavía uno de los modelos a favor de la vida, en un mundo que está siendo atacado por las fuerzas del aborto, mismas que buscarán sin descanso seguir avanzando con su agenda de cultura de muerte, valiéndose entre muchos argumentos para despenalizar el aborto, el de los casos de violación: "es una barbaridad forzar a una víctima de violación a llevar «el hijo de un violador»". ¿Por qué un bebé inocente merece la pena de muerte por el crimen de otra persona? Desgraciadamente, en El Salvador hay legisladores que han puesto sus miras en los bebés, hecho que al mismo tiempo representa una gran oportunidad para la "fórmula presidencial" de cara a 2019, que sea contundente en su compromiso con la defensa de la vida desde la concepción, sin excepciones.

Interesante lo que publicó el Journal of American Physicians & Surgeons (revista trimestral de médicos y cirujanos americanos) sobre las experiencias posteriores al aborto. Según el estudio, el 58.3 % de las mujeres dijeron que abortaron para hacer felices a los demás, mientras que el 28.4 % lo hizo por temor a perder a su pareja. El 73.8 % asegura que no fueron totalmente libres a la hora de abortar. El 49.2 % indica que eran conscientes de que el feto era un ser humano y el 66 % reconoce que sabían en su corazón que estaban obrando mal al practicarse el aborto. De este estudio podemos sacar una conclusión evidente: «El aborto NO empodera a las mujeres, las desempodera».

Hay quienes califican el aborto como "el derecho de la mujer sobre su cuerpo". Por mucho que los proaborto consideren que no son seres humanos, lo que lleva dentro de "su cuerpo", es "otro cuerpo", un ser humano. ¿Qué es lo que quieren? Una ley permisiva con la muerte. La pregunta entonces a las personas antivida, a los legisladores proaborto y a los médicos abortistas, quienes son realmente los que padecen del corazón y de fatales desórdenes mentales: ¿Consideran progresista y generoso impedir que los niños nazcan? No puede haber una legislación más generosa que el favorecer que los niños nazcan. El parlamento salvadoreño les ha dicho en repetidas ocasiones que no tienen razón, que no es un derecho humano el aborto. Podemos entender que algunos diputados encuentren un conflicto entre la maternidad no deseada y el derecho del no nacido. Pero, existe un derecho por ambas partes, en todo caso, admitan eso. ¿O quieren tratar al no nacido como material desechable? ¿Eso es lo que pretenden? ¿Anteponen "el problema" que pueda suponer una maternidad al derecho a la vida del no nacido? Pongan en una balanza su dilema y verán que ningún problema parece tan grande como para destruir una vida, como para arrancar un bebé del vientre materno y tirarlo a la papelera. Nada puede estar sobre el derecho a la vida del no nacido.

En el libro del Dr. David Reardon, "Víctimas y vencedores", hablando sobre embarazos, abortos y niños resultantes de agresión sexual, encontramos que las víctimas de violación tienen cuatro veces más probabilidades de morir dentro del próximo año después de un aborto, tienen una mayor tasa de suicidios, sobredosis de drogas, etcétera. Revela también que los violadores, abusadores de niños y traficantes de sexo aman el aborto, porque destruye "la evidencia". Si nos importan las víctimas de violación, debemos protegerlas del violador y del aborto, ¡y no del indefenso bebé! "Mientras hay un latido del corazón en el vientre materno, hay vida y hay esperanza".

Tags:

Lee también

Comentarios