Mantener higiene mental y emocional fortalece el sistema inmunológico

Todos tenemos una historia que contar llena de momentos maravillosos y momentos muy duros.

Enlace copiado
Jessica Parker - Psicóloga, M. Sc. Salud Mental

Jessica Parker - Psicóloga, M. Sc. Salud Mental

Enlace copiado

Estamos atravesando momentos de crisis, cambio y adaptación a rutinas cotidianas diferentes en nuestro pulgarcito centroamericano, los cuales han puesto a prueba varias dimensiones de nuestro ser. Quienes aprovechamos de aprender de las situaciones con optimismo, por difíciles que sean, experimentamos beneficio personal y colectivo por medio de la práctica de solidaridad, tolerancia, respeto y paciencia y mantenemos la esperanza de lograr cambios que nos permitan mejorar como sociedad.

Ha sido alto el porcentaje de personas que me ha contactado recientemente manifestando padecer estrés crónico, disforia (inquietud, insatisfacción y tristeza profunda), ansiedad y gran temor, debidos a la incertidumbre que vivimos respecto a las situaciones derivadas de covid-19 y procedentes de los desastres ocurridos por la tormenta Amanda. Es muy duro perder a seres queridos, padecer con gravedad covid-19, dejar de percibir ingresos, verse forzado a cerrar operaciones en una empresa, experimentar las consecuencias del impacto negativo en la economía del país, perder la vivienda y lo que se ha logrado tener a la fecha, entre otros.

Ante situaciones traumáticas como las antes expuestas, las personas afectadas naturalmente han descompensado su bienestar integral, lo cual hace necesario que reciban apoyo por parte de sus conexiones sociales y espirituales (para quienes practican espiritualidad), e ideal y adicionalmente, del gobierno, de otras instituciones (entre ellas, ONG y fundaciones de apoyo social) y profesionales en salud holística.

Todos tenemos una historia que contar llena de momentos maravillosos y momentos muy duros y, aunque no es tarea sencilla lograr resiliencia cuando nos exponemos a situaciones difíciles, es trascendental recordar que, así como debemos mantener hábitos de higiene corporal adecuados para evitar el contagio de covid-19, es igual de importante mantener higiene mental y emocional, para que nuestro sistema inmunológico se mantenga fuerte.

Si bien el "estrés agudo" estimula la adaptación y sobrevivencia del organismo y provoca cambios beneficiosos en el sistema inmunológico, el "estrés crónico" derivado de prolongados estados emocionales negativos ocasiona un desbalance interno que debilita nuestro sistema inmunológico. Algunas investigaciones han encontrado que padecer de "estrés crónico" genera una menor liberación de células NK (células asesinas naturales), un tipo de linfocito cuya función es eliminar células tumorales y células infectadas por diferentes patógenos, además de regular las respuestas inmunitarias. Reduce también la producción de Interferón gamma y células T, tipos de citocina producida por los linfocitos, cuyas funciones son modular el sistema inmune, ayudar a combatir algunas bacterias e inhibir la replicación de virus.

La evidencia científica sostiene que la psicología (comúnmente desvalorada en nuestra sociedad) impacta a la biología, por lo que es importante aumentar la conciencia personal y colectiva respecto al beneficio de aprender a manejar el estrés y las emociones negativas de forma sana, para que logremos sobreponernos a las situaciones traumáticas o difíciles, sosteniendo un sistema inmunológico fuerte.

Algunas de las acciones a implementar para lograr higiene mental y emocional son: descansar adecuadamente, realizar rutinas periódicas de ejercicio, alimentarse sanamente, realizar actividades cotidianas que sean asociadas como agradables y que eleven la energía personal positiva, fortalecer las redes de apoyo social y conexiones con familiares, amistades y seres queridos (aun desde la distancia, pues la tecnología actual permite el acercamiento), centrarse principalmente en los aspectos favorables que acontecen y en lo que aún se tiene (pese a posibles pérdidas humanas, situacionales o materiales), exteriorizar lo que se piensa y siente de forma respetuosa y buscar orientación personal para lograr mayor resiliencia por medio de técnicas que se ajusten al tipo de carácter, tendencias de personalidad y situación de vida específica de cada quien.


Referencias bibliográficas:

Kiecolt-Glaser, J. K., Glaser, R. (1993). Mind and immunity. Mind/Body Medicine, P:39-59. New York: Consumer Reports. En:

Kiecolt-Glaser, J. K., Glaser, R. (2002). Depression and immune function: Central pathways to morbidity and mortality. Journal of Psychosomatic Research, V. 53(4), P:873-876. 

Maier S.F., Watkins L.R., Fleshner M. (1994). Psychoneuroimmunology: The interface between behavior, brain, and immunity. Am Psychol. V. 49(12), P:1004‐1017. 

Firdaus S.D. (2002). Stress-induced augmentation of immune function-The role of stress hormones, leukocyte trafficking, and cytokines. Brain, Behavior, and Immunity. V. 16(6), P:785-798. 

Pressman S.D., et al. (2005).  Loneliness, social network size, and immune response to influenza vaccination in college freshmen. Health psychology: official journal of the Division of Health Psychology, American Psychological Association. V. 24(3), P:297-306.

National Cancer Institute. Natural killer cells. NCI Dictionary of Cancer Terms.

McEwen, B.S. (2008). Central effects of stress hormones in health and disease: Understanding the protective and damaging effects of stress and stress mediators. European Journal of Pharmacology. V. 583(2-3), P: 174-185. 

Marchant, J. (2013). How Happiness Boosts the Immune System. Nature Magazine. Scientific American. 

Barak, Y. (2006). The Immune System and Happiness. Autoimmunity Reviews. V. 5(8), P:523-527. 

Corey K.L., et al. (2020). Predictors of psychological distress and sleep quality in former family caregivers of people with dementia. Aging Ment Health. V. 24(2), P:233‐241.

Luciana Besedovsky, L. et al. (2012). Sleep and Immune Function. Pflugers Archiv. V. 463(1), P:121-137. 

Nieman D.C., Wentz L.M. (2019). The compelling link between physical activity and the body's defense system. Journal of Sport and Health Science. V. 8(3), P:201-217.

Caroline E. Childs C.E. et al. (2019). Diet and Immune Function. Nutrients. V. 11(8), P:1933.

Harvard Health Publishing. How to boost your immune system. Harvard Medical School.

Harvard T.H. Chan. Nutrition and Immunity. The Nutrition Source

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • higiene
  • sistema inmunológico
  • historia
  • covid
  • bienestar
  • estrés

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines