Lo más visto

Más empleo y mayor seguridad son las principales demandas ciudadanas en esta precisa coyuntura

Para que haya más empleo tiene que haber crecimiento en marcha; y para que haya mayor seguridad es preciso que la función gubernamental al respecto se ordene a fondo, para que ningún componente de la situación quede suelto.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Las demandas de la ciudadanía de cara a quienes asumirán la responsabilidad de gobernar en el quinquenio que inicia el 1 de junio son precisas e inequívocas, como lo vienen siendo cada vez más en los tiempos más recientes. Está comprobado en los hechos sin ningún género de duda que la población salvadoreña ya no se contenta con gestos de atención casual y superficial, como pasaba antes en las campañas electorales especialmente cuando se iba a elegir Presidente de la República; hoy no son regalitos de ocasión ni promesas improvisadas en el momento lo que capta la voluntad popular: se necesita plantear ofrecimientos creíbles y presentar programas concretos para que la gente empiece a creer en lo que se le dice.

El remezón político que les ha propinado el sentir ciudadano a las fuerzas tradicionales no tiene precedentes; y ahora viene una nueva fase del momento actual: la medición de lo que haga y deje de hacer el liderazgo que va a tomar las riendas. Dicha medición comenzará evidentemente desde el primer día, y tendrá como parámetro lo que vaya resultando en el manejo de las peticiones ciudadanas más significativas, que se concretan de entrada en el empleo y en la seguridad.

Para que haya más empleo y mayor seguridad tienen que conjuntarse algunos factores decisivos, que están directamente vinculados con la visión de país, con la planificación de las tareas por hacer, con la activación de las estrategias convenientes y con el despliegue de las medidas apropiadas en los distintos ámbitos de la realidad nacional. La visión debe ser actualizada, moderna y en perspectiva; la planificación tiene que ser realista y verificable; las estrategias que se pongan en práctica están llamadas a responder a todos los requisitos de una evolución sana y sustentada; y las medidas que se muevan al respecto sólo funcionarán de veras si hay inteligencia y creatividad en la conducción.

Es indispensable atraer inversión, fortalecer la productividad, sanear las finanzas públicas y generar progreso ciudadano. Tal agenda es compleja al máximo, dadas las condiciones en las que venimos moviéndonos y que no han cambiado básicamente hasta la fecha. Para el caso, seguimos siendo el país centroamericano que menos inversión recibe; nuestra productividad sufre altibajos y desajustes constantes; las finanzas públicas son víctimas de un endeudamiento que ya está al tope, y el progreso social sigue siendo raquítico y descontinuado. Con sólo plantearse dicho panorama salta a la vista el imperativo de activar de inmediato los mecanismos del consenso para abrirle las puertas a un acuerdo nacional que le sirva de vehículo idóneo a una auténtica política de desarrollo integral.

Para que haya más empleo tiene que haber crecimiento en marcha; y para que haya mayor seguridad es preciso que la función gubernamental al respecto se ordene a fondo, para que ningún componente de la situación quede suelto. Es, pues, indispensable enfocar y tratar la realidad como un todo, sin fisuras ni trastornos.

Confiamos en que la magnitud de los desafíos que tenemos enfrente será el argumento más convincente para entrar en la ruta correcta hacia las metas de país que han estado tan desatendidas hasta ahora.

Tags:

  • demandas
  • medición
  • empleo
  • seguridad
  • inversión

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines