Lo más visto

Más de Opinión

Más que un socio un amigo para el desarrollo

Hay trayectos en la vida de todo caminante que se agradece y se valora esa compañía amistosa, sincera y leal; tendiente a dar esa palabra de aliento para inspirar y motivar la consecución de nuestras metas.
Enlace copiado
Enlace copiado

Ese es el camino que ha recorrido la Región SICA de la mano de la República de China (Taiwán); una historia de encuentros de culturas, de una amistad solidaria que ha permitido construir esos puentes de bambú resistentes y flexibles a las tempestades de los tiempos. Son esos puentes del desarrollo que nos han facilitado trazar los caminos para la prosperidad económica, política, social y cultural.

Juntos hemos soñado y convertido en realidad nuestras esperanzas, para darle a nuestros pueblos las capacidades de su desarrollo, mejorar la producción pesquera, el fortalecimiento institucional para la igualdad y la equidad de género, la promoción de la investigación científica aplicada para acompañar la toma de decisiones. Una historia escrita en múltiples páginas, una amistad que nos acompañó desde la construcción de la paz, y que sigue extendiendo sus brazos laboriosos para su consolidación.

Soy centroamericano, nacido en El Salvador, y creo que en tiempos de incertidumbre la Integración es y será siempre la vía correcta para alcanzar nuestro desarrollo; pero también debemos reconocer que el camino se forja en cada paso, y es precisamente en esos trayectos cuando marcamos un salto cuantitativo, que la amistad y el cariño del pueblo y el Gobierno de la República de China (Taiwán) son parte inherente de nuestra propia historia. Tanto la Región SICA como la República de China (Taiwán) cuentan con un amplio bono demográfico de personas jóvenes, tenemos el desafío de las brechas generacionales, de construir sociedades de oportunidades, entre muchos otros retos y desafíos, que nos llaman para afianzar nuevas formas y lógicas de solidaridad.

Lee también

Comentarios