Más sobre el plan El Salvador Seguro

“Es factible conseguir obtener los $400 millones por año que demanda el Plan: el GOES habla de aportar $200, pero redireccionando gastos e inversiones mal ejecutadas, llegaríamos a $300 millones. $100 más llegan fácil de cooperación internacional y privados, vía contribuciones o impuesto específico no distorsionador de la economía”.
Enlace copiado
Más sobre el plan El Salvador Seguro

Más sobre el plan El Salvador Seguro

Más sobre el plan El Salvador Seguro

Más sobre el plan El Salvador Seguro

Enlace copiado
El plan elaborado por el Consejo de Seguridad, aún no difundido masivamente, aunque se encuentra en la página web “dialogoelsalvador.com”, es visto con escepticismo, respecto a lo que puede lograr, por varias razones y una de ellas es que el ejecutor es el Estado debido a que hasta ahora, a este no se le ha visto capacidad real de incidir en la disminución del crimen; también porque ya hemos tenido otros planes diseñados por comisiones que no produjeron ningún resultado; y, entre otras, porque el presupuesto de más de 2mil MM para 5 años es alto y aunque se comprende su necesidad, cuestionan de dónde saldría ese monto en un país con dificultades de caja.

Es importante aclarar sobre el financiamiento, que trabaja la Mesa de Articulación Financiera formada por miembros del Consejo con el perfil y experiencia para trabajar en ello, el PNUD, la Unión Europea y la Comunidad internacional que nos acompaña.

Esta mesa ha producido resultados esperanzadores e interesantes.

He aquí algunas conclusiones importantes: es posible recaudar ese monto, está en diseño un sistema de absoluta transparencia para manejar los fondos mediante un instrumento diáfano, un fideicomiso u otro idóneo que administre los fondos que entren y en el que se invierten de acuerdo con el mandato, de manera que ni el Consejo ni autoridades tocarían esos dineros de manera arbitraria, con rendición de cuentas total, algo nuevo en los procesos del país.

El monto global asusta, pero $400.0MM por año son posibles. El Gobierno ha mencionado que reasignando presupuesto puede aportar $200 millones. Nosotros creemos que puede reasignarse mucho más con medidas simples como focalizar mejor los subsidios, parar el derroche de dinero en obras mal concebidas y ejecutadas y sometiendo al aparato entero del Estado a un plan de austeridad acorde a la situación. Con esto podría llegarse fácilmente a unos $300MM anuales y seguramente entre la ayuda internacional y los aportes de los privados, ya sea directos o vía impuesto que no distorsione la economía, complementarían la cifra.

El Estado puede ahorrar mucho más dinero e invertirlo más adecuadamente en este y otras necesidades urgentes de la población, con medidas que requieren reformas constitucionales en algún caso y voluntad política en otros. Concretamente podríamos reducir el número de diputados del país a 40 o una cifra similar (Italia recién redujo de 315 a 100 el número de senadores), lo cual teóricamente reduciría a la mitad el presupuesto de la Asamblea $58.5 millones y probablemente funcionaríamos igual.

Otra medida que ahorraría recursos gastados innecesariamente sería abandonar el PARLACEN, que ha probado solamente dar fuero a políticos y favorecer a correligionarios o amigos con un jugoso sueldo por no hacer nada de beneficio para el país. Aquí se ahorrarían $1.7 millones, más gastos de viaje y viáticos de los miembros.

Los partidos se opondrán furiosamente pues perderían una fuente de ingreso para ellos, parientes, amigos o protegidos, pero debe prevalecer el beneficio de la mayoría sobre una minoría mal acostumbrada.

Aparte del financiamiento, es crucial controlar los penales que no sirvan como seguro centro de operaciones para los cabecillas de las pandillas. Sobre eso hemos propuesto en el Consejo proponer que por decreto y no por vía jurídica que es complicada, sean liberados todos los reos por delitos menores o en fase avanzada de cumplimiento de su condena, para dar mayor y más humanitario espacio a los reos peligrosos y controlarlos.

En el mismo sentido además de la depuración de personal y custodios, se dice que las telefónicas aumentan la potencia de su frecuencia en los alrededores de los penales para burlar los bloqueadores de señal. Debería decretarse una ley que prohíba hacerlo y que la primera transgresión lleve una multa de $500 mil; a la segunda $1.0 millón y la tercera la pérdida de su franquicia de operar.

Dejo esta información e ideas que les parecen lógicas a muchos.

Tags:

  • consejo de seguridad
  • violencia
  • austeridad
  • financiamiento
  • pandillas

Lee también

Comentarios

Newsletter