Lo más visto

Más de Opinión

Más sobre la legalización de marihuana

Enlace copiado
Rafael Castellanos

Rafael Castellanos

Enlace copiado

A raíz de mi posición de reflexionar sobre la conveniencia de legalizar el uso y tenencia de la marihuana en El Salvador tanto para fines médicos como recreacionales, he recibido gran cantidad de comentarios en redes sociales, que es precisamente el objeto de escribirlo, abrir debate y escuchar los puntos de vista que surgen en la sociedad, esto generalmente proporciona una buena orientación del rumbo a seguir cuando se trata de implementar políticas públicas.

Mis argumentos fundamentales, que la legalización para usos medicinales es de gran valor para enfermos con dolores profundos, que la legalización, cultivo, posesión, distribución y consumo puede generar una gran cantidad de millones para la economía y una sustancial cantidad de impuestos y como se ha probado en lugares en que la legalizaron, no aumenta el número de adictos, básicamente es reemplazar marihuana legal posiblemente de mejor calidad y menos dañina por marihuana del mercado negro y el narcotráfico.

En Twitter recibí una importante cantidad de apoyos, retuits y opiniones favorables, en general razonadas, respetuosas y bien fundadas. También recibí negativas, la mayoría sin razonamiento, descalificando y algunos insultando. Médicos recomendando enfáticamente su legalización para uso medicinal por los beneficios comprobados que proporciona a pacientes con dolores complicados que no ceden ante analgésicos, la marihuana medicinal aplicada en la forma correcta ha producido buenos resultados sustituyendo el uso de opioides o heroína para calmar dolor, lo cual es muy nocivo para la salud.

Otras opiniones favorables se expresan por el posible beneficio a la economía viendo los ejemplos de los estados, que con la legalización de la marihuana han desarrollado una industria multimillonaria que produce empleos, riqueza e impuestos y adicionalmente como bono social ha ayudado a los habitantes de zonas rurales alejadas o aisladas que logran con su cultivo buenos ingresos económicos, hay documentación, abundante y sólida, para tomarlo en cuenta.

Otras opiniones favorables expresan que igual que el alcohol una droga similar o más nociva, que se produce en gran parte en el país y es una industria multimillonaria que crea empleos, y aporta considerables impuestos. En esta corriente acogen también la idea que no ven más adictos al alcohol por ser legal, que la adicción depende más de las actitudes personales que de su disponibilidad a precios más bajos en un mercado regulado y transparente en vez del mercado subterráneo de las drogas prohibidas.

En los argumentos principales de mi postura, aún no considero una teoría muy difundida y sustentada con copiosos estudios, adoptada como bandera por prestigiosos medios como The Economist de Inglaterra, que sostiene que la lucha contra el narcotráfico solo se solucionaría cuando los grandes mercados consumidores, Estados Unidos y Europa, legalicen el uso de las drogas, lo que reduciría la enorme diferencia entre el costo de producción digamos de la cocaína en Colombia y el precio de venta en las calles de Nueva York o Berlín; automáticamente esa inmensa masa de dinero que queda en manos de todos los involucrados en el narcotráfico desaparecería y también los recursos para los capos de las drogas para comprar con ese dinero sucio policías, jueces, políticos, niños, ciudades y países, Venezuela por ejemplo colapsaría en ese mismo momento.

Este es un debate más profundo y antiguo, de muy difícil aplicación por las cantidades de dinero involucradas de las que posiblemente lucran autoridades de los países consumidores.

Seguiremos el debate...

Tags:

  • marihuana
  • legalización
  • Twitter
  • industria

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines