Lo más visto

Más de Opinión

Mayores desafíos para El Salvador

El Salvador ha tenido históricamente una atención especial de Estados Unidos.
Enlace copiado
Mayores desafíos para El Salvador

Mayores desafíos para El Salvador

Mayores desafíos para El Salvador

Mayores desafíos para El Salvador

Enlace copiado
 Sin embargo, de cara a los resultados de las elecciones en Estados Unidos y ante el cumplimiento de las promesas electorales de su presidente electo, Donald Trump, El Salvador tiene ahora mayores desafíos.

La situación del país es preocupante y puede volverse más preocupante en un futuro muy cercano. A partir del año próximo, es probable que se realicen mayores deportaciones de salvadoreños indocumentados (sobre todo los que tienen antecedentes penales) y que la emigración ilegal sea más difícil. Es posible también que se reduzcan gradualmente los beneficios y servicios sociales que reciben nuestros connacionales que viven en EUA. Como consecuencia, los envíos de remesas que ayudan a mejorar las condiciones de vida de cientos de miles de salvadoreños se verán reducidos.

Si se quiere contar con la cooperación del gobierno de Estados Unidos, El Salvador tiene que priorizar el fortalecimiento de la institucionalidad para erradicar la corrupción, las actividades ilícitas del crimen organizado y la impunidad. Los fondos de FOMILENIO II, de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte y la renovación del TPS dependerán de la voluntad de un Gobierno, Senado y Congreso norteamericanos más exigentes y más escépticos en cuanto a los beneficios de su cooperación. El Salvador tiene que demostrar mayor transparencia y eficiencia en cuanto al uso de los fondos recibidos.

Haber logrado un ajuste fiscal entre el gobierno y ARENA para ordenar las finanzas del Estado no es suficiente de cara a los mayores desafíos que ahora tiene El Salvador. El Salvador no solamente está sufriendo una crisis fiscal, sino también una crisis social.

Es necesario, ahora más que nunca, implementar oportunidades educativas y estrategias productivas para el desarrollo del país. Pero su realización es difícil cuando el Presupuesto General de la Nación para el año 2017 presentado por el Ministerio de Hacienda no es muy distinto al de los años anteriores (mostrando además disminuciones en el rubro de educación y salud) y cuando el Presupuesto no refleja una política fiscal que sirve de herramienta para impulsar el desarrollo.

Es imprescindible un Presupuesto Nacional 2017 que evidencie un verdadero cambio y que, en él, se reflejen las políticas públicas tan indispensables para el país.

Con una mesa técnica fiscal compuesta por políticos, no lograremos ese cambio. Esa mesa técnica, al igual que las otras mesas técnicas contempladas (de pensiones y económica), tienen que ser constituidas por expertos objetivos, confiables, independientes y que no estén “contaminados” por intereses partidistas, oscuros o privados.

Esos intereses (alejados del interés general), aunados a la desconfianza y la confrontación por parte de los partidos políticos, han representado una toma de decisiones que no ha favorecido el desarrollo social colectivo. Han favorecido principalmente el desarrollo de algunos grupos (de allegados y de poder) y nos han llevado adonde estamos ahora: en un país con bajo crecimiento económico y con condiciones sociales cada día más deterioradas.

Como miembros de la sociedad civil, tendríamos que solicitar a los partidos políticos apartarse de esas discusiones y dejar que expertos objetivos, confiables, independientes y no partidistas propongan la reforma fiscal integral que tanto necesita el país. Los partidos políticos y grupos de poder asociados han sido y siguen siendo un obstáculo para emprender ese camino. ¿Qué queremos, seguir igual?

Tags:

  • estados unidos
  • el salvador
  • gobierno
  • corrupción
  • milenio ii

Lee también

Comentarios