Me niego a renunciar a confiar

Las palabras de despedida de la embajadora de Estados Unidos doña Mari Carmen Aponte en la Asamblea Legislativa nos invitan a fortalecer el diálogo nacional y me ha dado que pensar, pues, al igual que ella, me niego a dejar de lado la esperanza, a pesar de las injusticias o luchas vengativas.
Enlace copiado
Me niego a renunciar a confiar

Me niego a renunciar a confiar

Me niego a renunciar a confiar

Me niego a renunciar a confiar

Enlace copiado
Asimismo, me sumo a la exhortación del expresidente Cristiani de dejar de lado los rencores y deseos de destrozar al contrincante. Siempre he pensado que vale la pena unir y perdonar, buscando trabajar por la patria con mucho amor.

¿Con qué credibilidad les hablaremos a nuestros hijos que no conocieron el pasado conflicto armado que vivimos siendo jóvenes? Tenemos la obligación de darles ejemplo y trabajar para Que NUNCA JAMÁS regresemos a la época en que los hermanos salvadoreños se mataron por pensar diferente en política. Que NUNCA JAMÁS queramos tener situaciones de falta de libertad y espacios para expresarnos. Que NUNCA JAMÁS dejemos que nadie venga a sembrar cizaña en los corazones de las personas y haga de las diferencias causa de envidia y odio. Que NUNCA JAMÁS sigamos las leyes del mercado como dogmas por encima del sentido común o los 10 mandamientos, la doctrina social y la solidaridad. Que NUNCA JAMÁS permitamos que se utilicen la fe y las creencias religiosas como escenario para promover revolución y lucha de clases, ya sea entre padres e hijos, hombres y mujeres, empleadores y empleados, pobres y ricos, pequeños y grandes puede haber entendimientos.

Para el logro del bien común, no basta la libertad económica, se necesita la libertad social en la cual toda persona tenga en sus manos la posibilidad de realizar sus metas e ideales. La verdadera libertad social te da recursos económicos, jurídicos, políticos, familiares, afectivos, culturales, etcétera. Permite la liberación de la ignorancia, la pobreza, la falta de propiedad privada y de trabajo, la opresión política, la ausencia de libertades, la inseguridad, la enfermedad, la soledad, etcétera. La escasez o miseria es la forma más grave de ausencia de libertad, porque conlleva a la falta de bienes necesarios para la realización de la vida humana en sociedad. Y no olvidemos que la sociedad es el campo en el que con propiedad el hombre puede inventar lo humano.... Desde este punto de vista, libertad significa educación, necesaria para conseguir los medios y tener la posibilidad de guiar la propia vida. La mayor inversión al desarrollo no está en dar comida, sino en enseñar a crear riqueza. Solo los pueblos con medios económicos y de autogobierno pueden vivir sus propios fines.

Quiero un país en el cual los funcionarios y líderes sociales que sepan hacer alianzas para ocuparse en lo social, sin importar ideologías. Quiero líderes sociales y políticos que fortalezcan la calada de vida de las familias; quiero hermanos ciudadanos que luchen por crear un clima jurídico y de negocios que fomente trabajos flexibles para jóvenes estudiantes y madres que quieren cuidar a sus niños pequeños; que nos unan para encontrar la mejor manera de llevar salud preventiva a la niñez y a toda la ciudadanía.

Tenemos la posibilidad de elegir no seguir confrontando y mirar juntos el futuro con confianza en una visión de sociedad con un sistema de libertades, con defectos, pero mejorable, fundamentado en la iniciativa emprendedora de nuestro trabajo, el orden y la solidaridad….

Tags:

  • embajadoras
  • eua
  • mari carmen aponte
  • libertad
  • cristiani
  • dialogo

Lee también

Comentarios

Newsletter