Lo más visto

Me sumo al apoyo a LA PRENSA GRÁFICA

Comparto la opinión generalizada de que la Fuerza Armada de El Salvador es la institución con mayor credibilidad entre la población después de la Iglesia Católica y las otras iglesias cristianas hermanas. Desde los Acuerdos de Paz, son los que mejor y con mayor profundidad cumplieron con las reformas. Me siento orgullosa de haber trabajado en el terremoto de 2001 con generales miembros del Alto Mando ayudando a los damnificados desde el centro de operaciones que había en CIFCO.
Enlace copiado
Me sumo al apoyo a LA PRENSA GRÁFICA

Me sumo al apoyo a LA PRENSA GRÁFICA

Me sumo al apoyo a LA PRENSA GRÁFICA

Me sumo al apoyo a LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado
Considero que es un acto de justicia que se desautorice la extradición de algunos militares solicitados por España, porque no es posible que se juzgue dos veces a alguien y porque todos estuvimos de acuerdo en 1993 en que era necesaria una Amnistía para volver a construir la paz.

Por eso pienso que no favorece al honor y dignidad del Ejército salvadoreño que el ministro de Defensa Nacional, general Munguía Payés, haya aparecido en una conferencia de prensa, rodeado de otros jefes militares, como reacción a una noticia por una investigación sobre un supuesto faltante de armas. Este hecho ha sido interpretado como un peligroso atropello al pilar básico de la libertad de expresión y de prensa. Me sumo a la voz de alerta, concretado en una enérgica protesta por parte de la vicepresidencia para El Salvador de la Comisión de Libertad de Expresión de la SIP, señalando los acontecimientos como intimidatorios de parte de funcionarios públicos hacia este periódico, LA PRENSA GRÁFICA.

Para que una democracia sea fuerte se necesita respeto incondicional hacia las libertades individuales, especialmente a la libertad de religión, de prensa y de libre expresión (aun cuando algunos pocos abusen de este derecho humano). En las sociedades avanzadas (una a la que aspiramos ser), está claramente asumido que la contraparte de la libertad es la responsabilidad y que el respeto al derecho ajeno es la paz.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, habló al inicio de año sobre los retos y el papel de los medios de prensa: “Todos tenemos un papel que cumplir para asegurar que la libertad de expresión y el pluralismo predomine sobre intereses particulares.

La libertad de expresión es uno de los derechos humanos más relevantes para construir y consolidar nuestro sistema democrático...”. La libertad de expresión y el pluralismo en los medios son un derecho ciudadano, así que es indispensable que los servidores públicos se tomen en serio la responsabilidad de respetarlo y defenderlos cuando exista algún peligro.

En una sociedad de libertades como la nuestra, existe la posibilidad de mostrar todos los lados de una noticia para que quienes lean tomen sus propias decisiones. Esto no significa luz verde para que los informadores difamen ya que los ofendidos pueden acudir a la justicia a través de lo civil.

Si se han cometido abusos de poder contra el buen nombre de alguien o de alguna institución por parte un ciudadano, comunicador(a), o de gerentes, editores, propietarios, directores de un medio de comunicación impreso, digital, radial, televisivo, etcétera, la respuesta no es la intimidación desde el Estado, sino un mayor compromiso nacional por fortalecer la cultura de calidad ciudadana a la hora de expresar sus opiniones y la mejora de la formación de los profesionales que participamos en este maravilloso campo de la opinión pública.

Lee también

Comentarios