Lo más visto

Medidas de ordenamiento vehicular

El año pasado, el Viceministerio de Transporte (VMT), ante el congestionamiento vehicular imperante en la capital, anunció un plan de gestión denominado “Cero Tolerancia a Violadores de Ley y Reglamento de Transporte Terrestre”, con la finalidad de regular dicho caos en el Área Metropolitana.
Enlace copiado
Medidas de ordenamiento vehicular

Medidas de ordenamiento vehicular

Medidas de ordenamiento vehicular

Medidas de ordenamiento vehicular

Enlace copiado
Durante su anuncio se mencionaba el interés del VMT por liberar los ejes preferenciales y redondeles utilizados como estacionamiento.

Se señaló, además, que las urbanizaciones que tienen instalados portones de acceso deberían mantenerlos abiertos entre las 5:30 a. m. y las 8 p. m.

También, se restringiría el movimiento de carga sobre la carretera de Los Chorros, deteniéndolo a la altura del kilómetro 27 de la Panamericana, a efecto que no circularan camiones de gran tonelaje, entre las 5 y 8 a. m. y entre las 4:30 y 7 p. m.; para implementarlo se contratarían gestores de tránsito y se contaría con la colaboración de la Policía de Tránsito.

En un artículo publicado en este espacio de opinión, el 23 de junio de 2016, se manifestaba, con cierto escepticismo, que tales medidas no serían eficaces para el logro del referido cometido y que, rápidamente, podrían traducirse en simples declaraciones de intención por carecerse de la capacidad logística, financiera y de coerción legal necesaria para obligar a los conductores a cumplirlas.

Lo mismo sucedería con la ordenanza que pretendía garantizar el tránsito en calles que conectan comunidades que se han amurallado ante el temor a la delincuencia.

Después de 6 meses de vigencia del plan del VMT, es evidente que se ha quedado corto ante el cometido previsto y que el desorden vial continúa; resulta fácil atestiguar, también, que no se ha respetado la ordenanza de mantener despejado el paso en residenciales que conectan calles principales; por ende, en horas pico la red vial colapsa ante la falta de vías alternas.

Es paradójico también que se extiendan permisos para el funcionamiento de negocios que obstruyen el paso sobre calles consideradas ejes preferenciales por las mismas autoridades.

Para modificar la conducta de los automovilistas es necesaria cierta constancia en la aplicación de las regulaciones. De no ser así, la credibilidad en las autoridades se pierde y se tiende a reforzar el irrespeto por las normas establecidas.

A manera de ejemplo podemos mencionar la zona del estadio Cuscatlán, donde la vía de acceso hacia la zona de la Cima está saturada de ventas de materiales de construcción, reparaciones de llantas, lavacarros y talleres de mecánica, inclusive.

En dicha vía se estacionan, a ambos lados, camiones que cargan y descargan cemento, arena u otros materiales de construcción, dificultando con ello el desplazamiento durante las horas pico; en algunas ocasiones hacen doble fila de estacionamiento, ocupan las aceras o dejan sobre la vía carros que se encuentran en reparación; de hecho algunos talleres la utilizan como patio de chatarra.

Es posible que el plan “Cero Tolerancia” se haya desechado oficialmente, no lo sé realmente, pero si estuviese vigente, estaría reducido a su mínima expresión, perjudicando de esta manera la credibilidad de las autoridades de transporte en el Área Metropolitana, al menos.

Talvez no sea posible obligar a las comunidades que se han encerrado –frente a la delincuencia– a que quiten los portones de acceso, ya que incluso personal militar y de la PNC reciben amenazas “creíbles” por parte de las pandillas y tienen que emigrar de sus lugares de residencia; pero las autoridades de Transporte sí podrían regular el uso de las calles principales que son utilizadas como estacionamiento por parte de establecimientos comerciales; con hacer solo eso aumentaría la fluidez vial en las horas pico.

Tags:

  • vmt
  • congestionamientos
  • cero tolerancia
  • obstruccion
  • trafico

Lee también

Comentarios