Medidas extraordinarias en los centros penales 2018

Enlace copiado
Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Enlace copiado

La renovación de las denominadas medidas extraordinarias que nacen por medio del decreto legislativo n.º 321 está por vencer en abril, y ante la inminente renovación de estas por segundo año consecutivo debido a que la Comisión de Seguridad ha emitido dictamen favorable sin modificaciones, considero oportuno una vez más insistir ante el pleno de la Asamblea Legislativa que son quienes tendrán la decisión de aprobarlas que puedan considerar una evaluación previa de los efectos que están generando en la población recluida en los seis centros penitenciarios bajo estas medidas y que durante dos años se han indicado que violan derechos fundamentales, humanos y constitucionales, independiente de los delitos por lo que han sido condenados la mayor parte de estas personas, otros guardan prisión a la espera de sentencia por lo que constitucionalmente gozan del beneficio de principio de inocencia hasta que se pruebe en juicio lo contrario y se agoten las instancias legales no ha sido suficiente para que se tomen las medidas correctivas necesarias y esto no por justificar, estar a favor, apoyar, o disminuir el impacto de sus crímenes o delitos sino porque el Estado salvadoreño no puede permitir castigar a los que han cometido delitos por muy horrendos que sean violando la Constitución, tratados y convenios que ha suscrito y ratificado, así como las leyes y reglamentos.

Desde la visión de la criminología y ciencias auxiliares no existe ninguna justificación y buenas prácticas en ninguna prisión del mundo que violando derechos y garantías disminuyan los crímenes, delitos, baje la membresía de estructuras criminales; por el contrario se alimenta el odio y deseo de venganza que sin duda al salir de esa prisión se la cobrará la sociedad salvadoreña y no los tomadores de decisiones.

Hace un año previo a la renovación por primer año en esta misma columna se efectuaron recomendaciones y sugerencias que no se tomaron en cuenta en los Órganos Ejecutivo y Legislativo, ha tenido que venir una misión de parte de Naciones Unidas para presentar un reporte a nivel nacional e internacional donde se exponen detalles de su visita a dos centros penitenciarios y reportes de diferentes organizaciones que exponen lo que se había anticipado y parece que los extranjeros nuevamente tienen mayor credibilidad y peso que la opinión fundamentada de los salvadoreños. En este punto estamos ahora por proceder a una nueva renovación en automático sin medir implicaciones y consecuencias para los privados de libertad y para el país a nivel internacional.

Diputadas y diputados, analicen y mediten su decisión, pero asuman responsabilidad de las implicaciones que renovar el decreto sin hacer las correcciones y ajustes a las disposiciones implican. Mis sugerencias son: permitir visita a esposas e hijos controlada y monitoreada, sol todos los días, asistencia médica, asistencia y socorro jurídico, programa Yo Cambio con enfoque criminológico las cuales no tendrían por qué afectar el control y supervisión que ya logró Centros Penales por primera vez en la historia del sistema penitenciario.

Permitan la asesoría, y que Dios les brinde sabiduría para cumplir el artículo 27 de la Constitución inciso tercero. No hay privado de libertad que se resista a trato digno.

Lee también

Comentarios

Newsletter