Lo más visto

Más de Opinión

Medio ambiente y Economía: génesis de una serie

Ya no es opción hablar de desarrollo económico sin hablar de la sostenibilidad del mismo.

Enlace copiado
Sandra Gutiérrez Poizat y Carmen Aída Lazo

Sandra Gutiérrez Poizat y Carmen Aída Lazo

Enlace copiado

Al ver el título de este pequeño escrito, quizás se preguntarán: ¿por qué hablar de Medio ambiente y Economía en un momento en el que las sociedades luchan por controlar una pandemia que ha postrado al mundo? Hemos decidido hacerlo pues estamos convencidas de que, una vez superada la pandemia, el deterioro del medio ambiente –y particularmente el cambio climático– volverá a reclamar su lugar como la mayor amenaza para la humanidad. Es, sin duda, el principal desafío para las generaciones más jóvenes, y si algo habrá de dejarnos esta crisis, ojalá sea la oportunidad de que como sociedad hagamos un alto en el camino y repensemos nuestras prioridades de cara a un futuro incierto.

Es por ello que, siendo profesoras de dos universidades (UCA y ESEN), con áreas de especialización diferentes (Urbanismo/Medio ambiente y Economía), ponemos a disposición de los lectores esta serie de reflexiones que hemos titulado "Medio ambiente y Economía". Además de buscar propiciar una reflexión –e incluso algunas ideas prácticas en torno a las temáticas que abordaremos–, hemos querido también mostrar que las discusiones se enriquecen cuando se abordan desde una perspectiva multidisciplinaria. Ambas creemos que es más fácil identificar nuevas oportunidades para resolver los desafíos de país si adoptamos la práctica de discutirlas desde diferentes enfoques.

Por otro lado, nos interesa derrumbar el mito de que hay que elegir entre medio ambiente y economía. Es un falso dilema, pues el deterioro ambiental está teniendo consecuencias ya palpables en la sostenibilidad del desarrollo económico. Miles de familias en nuestro país, sobre todo en las zonas rurales, han visto caer sus ingresos y han tenido que migrar como consecuencia de los fenómenos ambientales asociados al cambio climático. Lo que estamos diciendo es que ya no es opción hablar de desarrollo económico sin hablar de la sostenibilidad del mismo.

Nos interesa asimismo abordarlo de manera integral, es decir, desde el hogar hasta la ciudad –o incluso desde territorios más amplios como conjuntos de ciudades o territorios rurales– porque estamos igualmente convencidas de que podemos ir poco a poco implementando cambios que nos ayuden a transitar hacia economías de protección del medio ambiente si repensamos la forma en la que organizamos nuestros espacios.

¿Qué cambios podemos hacer en nuestras acciones en el día a día para mitigar nuestro impacto en el medio ambiente y al mismo tiempo economizar? ¿Cuál es el impacto socioeconómico de la contaminación ambiental? ¿Cómo mejoramos la calidad de vida en nuestras ciudades? ¿Por qué es importante invertir en el espacio público? ¿Qué valor urbano, ambiental y económico tiene recuperar los ríos que atraviesan nuestras ciudades? ¿Cómo incorporar ideas de la Economía conductual a la protección del medio ambiente? ¿Qué costos implica para las finanzas públicas el cambio climático?

Esperamos desarrollar estas y otras preguntas en nuestras siguientes colaboraciones, con la expectativa de propiciar una discusión colectiva sobre temas tan centrales para el futuro de El Salvador, por lo que invitamos a nuestros lectores a enviarnos sus preguntas y comentarios. En particular, quisiéramos entusiasmar a nuestros estudiantes universitarios, a nuestros jóvenes, así como también a todos los salvadoreños que aspiran a una mejor comprensión de todos los aspectos involucrados en esta relación entre Medio ambiente y Economía.

Tags:

  • medio ambiente
  • economía
  • sostenibilidad
  • mito
  • impacto

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines