Menos gasto, no más impuestos

El actual secretario de Hacienda, José Antonio Meade, recibió las finanzas públicas con desequilibrios crecientes, a punto de que las calificadoras le bajaran la nota a México.
Enlace copiado
Menos gasto, no más impuestos

Menos gasto, no más impuestos

Menos gasto, no más impuestos

Menos gasto, no más impuestos

Enlace copiado
Esa baja empeoraría la situación al aumentar el riesgo país, que se traduce en un incremento del costo de la deuda, en menores flujos de inversión y en la necesidad de aumentar más las tasas de interés. Para evitar esa reducción de calificación es necesario reducir déficit y deuda pública, que se puede lograr por dos caminos: aumentar ingresos o reducir gasto.

Para compensar la reducción de ingresos por la baja del precio y de la producción del petróleo, el gobierno decidió aumentar impuestos: pasó el costo del ajuste a los contribuyentes y siguió incrementando el gasto.

Aunque los ingresos tributarios subieron a niveles récord de 2013 a 2016, de 9.7 % a 14 % del PIB, 5 veces más que la reducción de ingresos por baja del precio y de la producción de petróleo, no achicaron en ese lapso la deuda y el déficit. La causa es que el gasto público creció de 24.3 % del PIB en 2012 al 27.5 % en 2016 (ver gráficas en las páginas 19 y 138 del libro EPN: El retroceso).

El gobierno tuvo los recursos suficientes, provenientes del aumento de impuestos, para equilibrar las finanzas públicas, pero aumentó más el gasto y no aplicó los planes de austeridad que prometió (gráficas pág. 139 y 141). Por motivos políticos gastó más en elecciones, en cubrir las pérdidas de Pemex, debidas a su pésima administración y corrupción, y en los hoyos fiscales abiertos por el saqueo de “gobers” en varios estados.

El mayor esfuerzo del secretario de Hacienda debe encaminarse a reducir el gasto, hay tela de dónde cortar, como lo demostramos en el libro citado. Ya no deben seguir exprimiendo a empresarios, profesionales, trabajadores y consumidores, con más impuestos, ya sean municipales, estatales o federales. Los ciudadanos no son los principales responsables de la mala administración, dispendios y corrupción con que se manejaron las finanzas públicas en los últimos cuatro años.
 

Tags:

  • Mexico
  • calificadoras
  • inversion
  • deuda publica

Lee también

Comentarios

Newsletter