Metas de Año Nuevo: Claves para cumplirlas

Ingeniera civil con Maestría en Administración y Dirección de EmpresasUn estudio del Departamento de Psicología de la Universidad de Scranton ubicada en Pensilvania afirma que solo el 8 % de la gente cumple sus propósitos de Año Nuevo (*).
Enlace copiado
Enlace copiado

Según el mismo estudio, un 45 % de las personas usualmente hace una lista de propósitos de año nuevo, 17 % lo hace a veces y 38 % nunca lo hace. El estudio agrega que el 47 % tiene que ver con auto superación, 38 % con el peso corporal, 34 % son asuntos financieros y 31 % implica cambio en las relaciones personales. Pero la estadística más reveladora y... triste, es que solo el 8 % de la gente tiene éxito en sus propósitos. Si hacemos una analogía, es como si el 92 % de las personas fuese como un velero que se lanza al mar de un nuevo año, sin brújula y sin hoja de ruta, significa que literalmente no controla su vida, vive el día a día según los vientos de las circunstancias. ¡Es trágico!

Uno de los más poderosos métodos para crear, cultivar y dar seguimiento a un propósito de vida es tener la pasión de vivir por una misión. Esto involucra lo que queremos ser y hacer, las cualidades que queremos ejercer, las contribuciones que deseamos realizar, las metas que debemos imponernos y la manera como usaremos nuestro tiempo. Una misión personal basada en principios correctos se vuelve el estándar de una persona, se vuelve en su constitución personal, la base de decisiones importantes.

Las respuestas a algunas preguntas que pueden ayudarnos a enunciar nuestra Misión personal son: ¿Qué realmente quisiera hacer en mi vida? ¿Cómo quisiera ser recordado? ¿Cuáles han sido los momentos más felices de mi vida? ¿Cuáles son las tres o cuatro cosas más importantes para mí? ¿Cómo podría contribuir a mi entorno? Sabemos que es una Misión efectiva cuando representa lo mejor y más profundo de nosotros mismos y cuando ha sido escrita para inspirarnos.

La estructura de una Misión personal debería contener: nuestra Área Espiritual porque si Ud., al igual que yo, creemos en Dios sabemos que, como dice la Biblia, primero alcemos nuestros ojos a Él y lo demás nos vendrá por añadidura; nuestra Área Intelectual porque nunca debemos parar de aprender, nuestra superación depende de ello; el Área Emocional como nos indica Daniel Goleman, la importancia del autodominio, la persistencia, la capacidad de motivarse a uno mismo. El Área Física porque la salud es primordial, mantenernos saludables y en forma; nuestra Área familiar debido a que las relaciones en nuestro núcleo familiar tienen prioridad a establecer metas que mejoren las relaciones con los que están fuera de él. El Área económica la cual debería incrementarse y el Área social las relaciones con los demás y lo que podemos hacer por otros.

Esto, puesto en blanco y negro, puede inspirarnos a ser parte de ese 8 % que, si cumple sus propósitos, es un plan que se enuncia en el largo plazo y se viabiliza con metas quinquenales y anuales, se traslada a nuestro organizador diario y se revisa mensualmente o periódicamente. Esto es lo que verdaderamente evitará que seamos parte de ese 92 % de las personas que jamás cumplen sus propósitos de año.

¿Qué le parece si iniciamos este día a crear el plan de nuestro proyecto de vida? Es la garantía de tener la brújula y hoja de ruta para la Misión de vida que hemos enunciado. El momento de hacerlo es... ¡Hoy!

(*) http://www.milenio.com/tendencias/propositos_de_ano_nuevo-estudio-universidad_scranton-milenio-noticias_0_875912534.html

Lee también

Comentarios

Newsletter