Lo más visto

Migración: Retos y desafíos

Los seres humanos poseemos en nuestro ADN cultural una tendencia a migrar...; somos inquietos y estamos en una búsqueda permanente de un ethos ideal; somos algo nómadas, no nacimos para estar anclados en un lugar. Obviamente, muchas personas valoran significativamente su arraigo geográfico, van y vienen, o deciden no moverse; pero la mayoría de ciudadanos no vivimos dónde nacemos, y las motivaciones son diversas.

Enlace copiado
Óscar Picardo Joao

Óscar Picardo Joao

Enlace copiado

La OIM define al migrante como: la persona que se traslada fuera de su lugar de residencia habitual, ya sea dentro de un país o a través de una frontera internacional, de manera temporal o permanente, y por diversas razones. Una pregunta crucial para comprender la migración de Centroamericanos hacia Estados Unidos es: ¿Por qué emigra la gente?, y tenemos tres grandes posibles respuestas: 1) Buscando mejores condiciones económicas (mejor empleo o mejor paga). 2) Buscando mayor seguridad (implica huir de la violencia o anhelar Estado de Derecho). 3) Reunificación familiar (muchos migrantes simplemente migran porque tienen familia en Estados Unidos). Los tres argumentos son suficientemente válidos para buscar nuevos destinos.

Ahora bien, frente al debate para minimizar el impacto migratorio de centroamericanos hacia Estados Unidos, nos podríamos preguntar: ¿Quién gana o pierde con estos flujos migratorios?, y en caso que sean negativos: ¿Qué debe hacerse para evitar flujos migratorios?

Respondiendo a la primera interrogante: La migración se lleva todo, lo bueno y lo malo de las sociedades; se marcha gente muy calificada –fuga de cerebros– y también lo peor de la sociedad; tal como se ha configurado la sociología estadounidense, pese a lo negativo, Estados Unidos se ha transformado en una nación global que aglutina lo mejor de todas las sociedades migrantes; es un nodo que selecciona lo mejor y luego descarta; y desde esta perspectiva, cuando descarta perdemos los centroamericanos, ya que deportan lo no deseado y se quedan con lo mejor.

Respecto a la segunda pregunta: Habría que trabajar en diversas vías: Por un lado, evitar la recurrente deserción escolar de tercer ciclo y bachillerato –perdemos 6 de cada 10 estudiantes–; segundo, mejorar la valorización social de la educación acercando la industria a los centros educativos, para que tenga sentido estudiar; tercero, mejorar las condiciones de contexto empresarial, no solo mejores salarios, sino también mejores entornos empresariales –prestaciones, orden, limpieza, servicios, etcétera.

En una reunión con el equipo de Palladium que dirige Luis Soto, en donde están buscando soluciones al problema migratorio, expuse que el propio sistema educativo es el que impulsa procesos migratorios; por ejemplo, un niño o niña que va a la escuela de Arambala podrá llegar hasta 4º o 6º grado; si quiere terminar el tercer ciclo deberá ir a Perquín; para culminar el bachillerato se deberá mover hacia San Francisco Gotera; y para realizar estudios superiores deberá trasladarse a Segundo Montes o a San Miguel; y ¿después de graduarse de ingeniero, arquitecto o abogado volverá a Arambala...?, seguramente no...; y si vamos más allá podríamos preguntarnos: ¿y podrá conseguir empleo una vez graduado? La respuesta es más incierta.

El anterior escenario se contrapone a la realidad laboral norteamericana; a pesar de no tener documentos, ni poder certificar estudios, seguramente alguien le podrá contratar para realizar tareas básicas y pagarle no menos de $10 la hora; con suerte en nuestro medio obtendrá un empleo de $300, el cual menos descuentos o transporte le quedará $250, más el riesgo de que sea asaltado, extorsionado o asesinado; la pregunta es: ¿me quedo o me voy?

Detener la migración demanda mucha creatividad en el diseño de políticas públicas y programas y sobre todo cuatro aspectos básicos: a) Una visión más generosa del empresariado para mejorar los entornos laborales (se puede estimular y premiar). b) Invertir en la gente (con los mismos familiares de migrantes). c) Mejorar los entornos educativos con modelos similares a Community College y oportunidades laborales. d) Lograr el control territorial de parte del Estado y mejorar sustantivamente los servicios municipales. Para esto se necesitan laboratorios sociales. ¿Lo hacemos?

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines