Lo más visto

Ministerio de Prevención Social, violencia y cultura de paz

Enlace copiado
Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Enlace copiado

La palabra “prevención” en nuestro país es un término poco utilizada a todo nivel, y a la cual no se le asignan recursos o se destina una partida pequeña que resultará insuficiente para el logro de los objetivos. Es incluso considerada “gasto” y una pérdida de dinero.


Pero cuando la palabra prevención la utilizamos en términos de violencia y la situación de inseguridad se complica más el escenario, y surgen muchos detractores desde los tres órganos del Estado, ya que entre otras supuestas justificaciones es que no se puede prevenir mientras  no se tiene control de territorio o no se encuentra estabilizada una zona geográfica, una visión que le ha hecho mucho daño a El Salvador, si hubiera existido liderazgo estratégico y visión de país en trabajar en prevención en este momento no tuviéramos la magnitud de la situación de inseguridad y de crecimiento de las pandillas.


Una decisión valiente, estratégica y que brindará resultados a corto, mediano y largo plazo por parte del señor ministro de Justicia y Seguridad con el apoyo de la Vicepresidencia de la República  es la creación del Viceministerio de Prevención Social y Violencia, que en pocos meses está logrando resultados que comienzan a transformar las comunidades, colonias, barrios en varios municipios del país. Son múltiples los proyectos y obras ya ejecutadas.


Durante las últimas semanas he podido conocer cuáles son los proyectos, y el trabajo desarrollado, y he sido sorprendido porque los desconocía en tu totalidad y entre ellos merecen un reconocimiento los trabajos de construcción y remodelación de canchas, casas comunales donde se podrán desarrollar diferentes eventos, iluminación de parques y calles, recuperación de espacios públicos, huertos comunitarios, granjas, sistema de educación flexible, escuelas deportivas, arte, música, reparaciones de escuelas, apoyo a emprendedurismos, reparación de calles, becas a jóvenes como el programa de marinos mercantes en la Fuerza Naval, complejos deportivos de primera generación, pistas para bicicletas y patinetas, entre otros.


Además existe un programa radial de prevención de la violencia único en América Latina que se transmite en diferentes estaciones con cobertura a nivel nacional.


Con todos estos resultados poco divulgados y con baja cobertura por la naturaleza de prevención de violencia, casi invisibilizados, se hace necesario previo a la campaña presidencial del año 2019 que todos los partidos políticos se comprometan a mantener, mejorar y profundizar estos programas de prevención social y de la violencia;  y sugiero al nuevo gobierno que considere en crear un ministerio que se dedique a prevenir la violencia y enfoque a programas sociales, a transformar las comunidades y que los servicios asistenciales regresen o se instalen en todo el país, además que se desarrollen programas de cultura y promoción de paz y convivencia una deuda histórica con la sociedad.
Es posible y necesario incidir en los niños, niñas y adolescentes como en los adultos en educación para generar la sana convivencia, respeto, tolerancia, una cultura de paz, que pueda generar ciudadanía, y que permita participar en las soluciones de nuestras comunidades con la participación activa de las alcaldías y gobernadores departamentales. Prevención es la solución.
 

Lee también

Comentarios