Lo más visto

Más de Opinión

Mirando hacia el norte y hacia el sur

Solo mentiras dijo. ¿De qué país está hablando? Me habría gustado que hablara de los problemas. Me ofendió más el discurso del presidente que el diputado Velásquez Parker armado en el pleno. Son algunas de las reacciones críticas al discurso del presidente Salvador Sánchez Cerén, del 1.º de junio de 2017. Y en los artículos de opinión se cuestionaron los números de crecimiento económico, de disminución de la violencia, de reducción de la pobreza y de inversión social que presentó el presidente en su discurso.
Enlace copiado
Mirando hacia el norte y hacia el sur

Mirando hacia el norte y hacia el sur

Mirando hacia el norte y hacia el sur

Mirando hacia el norte y hacia el sur

Mirando hacia el norte y hacia el sur

Mirando hacia el norte y hacia el sur

Enlace copiado
De nuevo dos bloques, uno mirando al norte y otro mirando al sur. El presidente, con un discurso que según sus números nos pone a la par de Costa Rica; los conservadores, con una valoración que a su juicio nos pone a la par de Haití. El FMLN, defendiendo una solución negociada en Venezuela; ARENA, admirando a Trump y apoyando la renuncia de Maduro y elecciones adelantadas en aquel país. Este fue el panorama polarizado que vimos también el 1.º de junio de 2016: mala nota al presidente y críticas a su discurso. Unos tirando hacia el norte y otros hacia el sur.

Quizá el presidente en lugar de afirmar que el país es más seguro debió decir que es menos inseguro y que se ha avanzado en el combate a la violencia, al disminuir los homicidios en un 52 % y las extorsiones en un 49 %. Y la derecha no debió negar esta realidad; aunque sí pudo haber dicho que no es suficiente, porque la gente sigue teniendo miedo en las calles y los buses. El presidente tiene razón y está en su derecho de destacar el crecimiento económico, aunque con números modestos, pero positivos en sus tres años de gobierno. Y la derecha lo podría haber minimizado diciendo que el crecimiento es insuficiente, que no hay buena relación ni incentivos para la empresa privada y que hay que disminuir la burocracia.

Si apelamos a la lógica, lo cierto es que el Gobierno tiene la “papa caliente” de pagar más de mil millones de dólares al año, para enfrentar el alto endeudamiento externo, y la deuda interna del sistema previsional; y la necesidad de aumentar el presupuesto para seguridad, mientras debe hacer malabares para gastar menos, focalizar subsidios y mantener los proyectos sociales. Mientras que ARENA, desde la oposición, se dedica alegremente a obstaculizar los planes del Gobierno en función electoral.

Pero: ¿Cuánto le cree la gente a la derecha y cuánto a la izquierda? Según encuesta de LPG Datos, publicada el 31 de mayo y 1.º de junio de este año. La intención de voto para la Asamblea Legislativa era de 13.9 % para ARENA y 11.5 % para el FMLN. Pero en febrero de este mismo año, ARENA tenía 30.1 % y el FMLN 18.3 %. En tres meses la diferencia se estrechó de casi 12 puntos a un poco más de 2 puntos; casi 10 puntos. O sea que, ni el Frente está tan mal ni ARENA está tan bien; pero ambos han bajado, porque la gente está cansada de la polarización y lo que quiere es que se resuelvan los problemas, no que se pongan excusas, ni que se opongan a todo bloqueando los planes de Gobierno.
 

Tags:

  • 'Sanchez Ceren
  • discurso
  • FMLN
  • ARENA
  • polarizacion
  • encuestas
  • pensiones

Lee también

Comentarios