Lo más visto

Más de Opinión

Modelos de justicia constitucional

Las tiranías han venido del Ejecutivo o del Legislativo o de ambos juntos, nadie puede señalar que los jueces han establecido dictaduras.

Enlace copiado
José Enrique Argumedo - Exmagistrado  de la Sala  de lo Constitucional  de la CSJ

José Enrique Argumedo - Exmagistrado  de la Sala  de lo Constitucional  de la CSJ

Enlace copiado

Entre los instrumentos para la defensa de la Carta Magna se destaca la justicia constitucional. Se pueden identificar dos grandes modelos: el difuso y el concentrado.

El modelo difuso se considera que nace de la sentencia Marbury vs Madison de 1803 de la CSJ de EUA, aunque con antecedentes referidos a constituciones estatales y no la federal. El modelo concentrado aparece gracias al aporte del jurista vienés Hans Kelsen que abre camino en la Constitución de Austria de 1920, aunque también con sus antecedentes en el derecho alemán.

En el sistema difuso todos los jueces son jueces de la Constitución, manteniendo la supremacía de esta al aplicarla sobre una ley o decreto ejecutivo que la contraríe. En el caso nuestro, pueden ejercer esa función desde el juez de Paz del lugar más alejado de la capital o el municipio menos poblado, pasando por los jueces de primera o de segunda instancia, hasta la propia CSJ. Su fundamento está en el art. 185 Constitución "corresponde a los tribunales en los casos en que tengan que pronunciar sentencia, declarar la inaplicabilidad de cualquier ley o disposición de los otros Órganos, contraria a los preceptos constitucionales". Como este sistema se aplica en EUA, es que se ha dicho que en aquel país existe el gobierno de los jueces, pues con su control dejan sin efecto aun decisiones del presidente de la República, lo que hemos visto con las resoluciones que favorecen a los migrantes en los asuntos como el TPS y el DACA. En la sentencia Marbury vs Madison se expresó "una ley contraria a la Constitución no es ley, si no fuese así, las Constituciones serían absurdos intentos para limitar un poder". Se concluye que ella debe ser interpretada por los jueces, porque si juran esa Constitución, es porque esa norma es obligatoria, si no sería una burla.

En el modelo concentrado el control se deposita en un órgano especializado, ya no en todos los jueces. Ese órgano es el Tribunal Constitucional considerado por Kelsen como un legislador negativo, porque los efectos de sus sentencias son derogatorios de la norma inconstitucional. Con el correr del tiempo, se van abriendo nuevos tipos de sentencias de esos tribunales y así aparecen las sentencias aditivas surgidas en Italia, con una labor ya creativa que como dice Modugno "desarrolla un papel de legislador positivo complementario de aquel que corresponde al Parlamento". Incursionar en este tema ya es para un trabajo académico, pero vale citarlo porque ya es práctica utilizada en muchos países.

Conociéndose que la supremacía constitucional debe defenderse por todos los medios jurídicos posibles, es que se ha optado por el llamado sistema mixto, estableciéndose que coexistan tanto el modelo difuso como el concentrado, y El Salvador es uno de los países que lo ha adoptado. Señalamos antes que cualquier juez puede no aplicar una ley o decreto ejecutivo inconstitucional, con efectos para el caso concreto; pero también se ha creado un Tribunal especial denominado Sala de lo Constitucional que conoce de las demandas de inconstitucionalidad con efectos generales para todos.

En absoluto pretenden los jueces constitucionales alzarse con el Poder y terminar con la democracia. Honrando la Constitución no la van a destruir. Las tiranías han venido del Ejecutivo o del Legislativo o de ambos juntos, nadie puede señalar que los jueces han establecido dictaduras. Sí tienen poder, pero para detener al Poder.

Tags:

  • justicia constitucional
  • tiranía
  • sentencia Marbury vs Madison
  • jueces

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines