Lo más visto

Más de Opinión

Momento ciudadano

Enlace copiado
Rafael Ernesto Góchez

Rafael Ernesto Góchez

Enlace copiado

Un alto porcentaje de dirigentes políticos y empresariales tienen dificultades para entender la realidad nacional, lo que hace que varios de ellos estén desorientados o atrapados en sus cuatro paredes. Por otra parte, el letargo de la academia, la dispersión de las ONG y la falta de un genuino pensamiento ciudadano pueden llevar a que se desperdicie la relativa estabilidad y el buen ánimo que ahora tiene El Salvador. ¡Las oportunidades se deben aprovechar cuando se presentan!

Ante este escenario y bajo los principios de una sociedad libre, una vía para generar un nuevo equilibrio de poder es a través de la función creativa de la ciudadanía. El reto está en fortalecer los valores democráticos, informar a los gobernados y empoderar a las comunidades. Es decir, la clave está en lograr que la sociedad tenga suficiente peso para nivelar las fuerzas del Estado y el mercado. ¿Cómo hacerlo? Por medio de la organización, acción y resolución ciudadana.

El desafío es que los gobernados dejen de ser observadores y se conviertan en protagonistas de su destino. Conviene, por tanto, que la academia, las organizaciones cívicas y los movimientos sociales elaboren una agenda conjunta y generen sinergias a nivel sectorial y territorial alrededor de objetivos comunes. Este accionar llevaría a que la sociedad adquiriera un peso específico, a superar la retórica ideológica y a proponer soluciones viables a los principales problemas.

Bajo este enfoque y respetando el rol que tienen los partidos políticos dentro del sistema democrático establecido en la Constitución de la República, seguidamente se enumeran tres pasos para construir una plataforma ciudadana para orientar, motivar y dar un mayor influjo a la sociedad.

Paso 1. Crear un Foro Cívico Permanente. Esto es crucial para aplacar la dispersión del accionar de las organizaciones sociales y sumar esfuerzos hacia objetivos comunes. Una forma de crearlo sería que los rectores de las instituciones de educación superior acreditadas en el país procedieran a (1) elaborar el manual de funciones del Foro y (2) conformar un Consejo Ciudadano como instancia coordinadora de dicho Foro (integrado por siete personas dignas de diferentes sectores).

Paso 2. Convocar a la academia y organizaciones cívicas para analizar y dar seguimiento al Plan General de Gobierno 2019-2024 (el cual se supone que pronto se dará a conocer) o a su equivalente. Lo esencial es identificar las prioridades y políticas públicas para alcanzar las metas quinquenales. Esta actividad podría realizarse de inmediato porque las instituciones educativas tienen la capacidad técnica y administrativa para cooperar con el Foro Cívico Permanente.

Paso 3. Invitar a la comunidad internacional a establecer un diálogo constructivo con la sociedad salvadoreña para constatar (1) el alineamiento de la cooperación externa (bilateral y multilateral) con los objetivos nacionales y las políticas públicas, (2) la disposición de apoyar a organizaciones cívicas para que su voz sea escuchada en proyectos que tienen asistencia externa, y (3) el compromiso de respaldar la transparencia y profesionalización de la gestión pública.

Reflexión: el momento ciudadano podría iniciar en 2020. ¿Cómo? Promoviendo la capacidad propositiva de la sociedad salvadoreña y creando una plataforma de trabajo (sin intervención partidaria y con flexibilidad ideológica) con las siguientes funciones: 1) informar y empoderar a los gobernados, 2) sumar esfuerzos alrededor de objetivos de país, 3) contribuir a fijar prioridades y lograr metas nacionales, 4) apoyar la elaboración de propuestas, y 5) respaldar la contraloría social.

Tags:

  • realidad
  • plataforma ciudadana
  • Plan General de Gobierno
  • diálogo

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines