Mr. Trump y los veinte años de ARENA...

Llama la atención, en estos tiempos de “fake news” y toda clase de teorías de conspiración, la similitud entre las posiciones del oficialismo salvadoreño con las del hoy oficialismo norteamericano.
Enlace copiado
Enlace copiado
Veamos: Mr. Trump: heredé un relajo de Obama, nuestro oficialismo: los veinte años de ARENA; Mr. Trump: la deuda pública, culpa de Obama, nuestro oficialismo: los veinte años de ARENA; Mr. Trump: reformaré el sistema de salud, Obamacare, en un abrir y cerrar de ojos (wishful thinking), nuestro oficialismo: reformaremos el sistema de salud... algún día; Mr. Trump: reformaremos el código tributario para que los ricos paguen más... y llegaron los ricos a la Casa Blanca, nuestro oficialismo: reformaremos el código tributario para que los ricos paguen más... y llegaron los nuevos ricos; Mr. Trump: los jueces son políticos, nuestro oficialismo: la Sala de lo Constitucional es política; Mr. Trump: los medios se inventan las noticias (fake news), nuestro oficialismo: los medios están al servicio de la oposición y reportan solo lo que les conviene; Mr. Trump: ¿nepotismo? No aparece en el diccionario, venga toda la parentela, la cherada y los secuaces, nuestro oficialismo: ¿nepotismo? Vengan, mis chapudos niños, que en esta piñata caben más; Mr. Trump: necesitamos una ley mordaza, el oficialismo: aquí también. Por razones de espacio no podemos continuar con las similitudes de contenido, pero podríamos llenar tomos.

Veamos ahora las similitudes de estilo: Mr. Trump es especialista en el arte de “argumentum ad hominem”, la descalificación, abusiva en este caso, de todo aquel que no está de acuerdo o que, pecado de pecados, se atreva a pronunciar una crítica en su contra; es un “tuitero” maestro, bueno, talvez no tan maestro pero digamos que está obsesionado con el “Twitter”; es un confeso “bully” de las mujeres; y no entiende, no tiene la más mínima idea del concepto de conflicto de intereses, ¿les trae recuerdos? ¿No les parece que las similitudes de estilo con el ahora asilado en la tierra de la Doña, al otro lado del Golfo, son demasiadas para ser casualidad?

Aquí viene la teoría conspiratoria: nuestro oficialismo genera fondos extras a través de consultorías en el Imperio, las cuales comenzaron son el señor hoy asilado durante su primer viaje al Imperio, del cual publicaron fotos con el Ratón Miguelito, pero, mis estimados, era una cortina de humo, ya desde entonces estaba capacitando a Mr. Trump en el fino arte de gobernar a través del buen vivir, el buen trato y la transparencia. La estrategia de la campaña fue la misma, que contribuyan los amigos, bueno, fue tan exitosa que don Maduro, allá en la tierra de los chamos, le donó a Mr. Trump medio millón de dólares, ¡este consultor sí es arrecho! como dirían los buenos amigos de la tierra de Bolívar.

Pero aquí hay más tela que cortar, estas consultorías explican los viajes de los diputados oficialistas al Imperio: van a dar capacitaciones a los nuevos y flamantes funcionarios gringos, ¿en qué? se preguntará, bueno, ya lo dijimos, en el arte de gobernar a través del buen vivir, el buen trato y la transparencia. Estas actividades extracurriculares también podrían explicar los ingresos que, en los casos de algunos funcionarios, Probidad tiene problemas en justificar. Si de injerencia en las pasadas elecciones norteamericanas se trata, bien haría el FBI en ver hacia El Salvador, la injerencia no fue de los sofisticados “hackers” rusos, la evidencia sugiere que fueron las capacitaciones antes mencionadas las que arruinaron a Ms. Hillary.

Bien, mi estimado lector, los dejo con suficiente material para desarrollar la teoría propuesta, ¡enjoy it!
 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter