Lo más visto

Más de Opinión

Mujer en plenitud

Enlace copiado
Kalena de Velado

Kalena de Velado

Enlace copiado

De acuerdo con la Real Academia Española, RAE, la definición de plenitud proviene del latín y significa: "1. Totalidad, integridad o cualidad de pleno. 2. f. Apogeo, momento álgido o culminante de algo". Es decir, buscar tener plenitud de vida después de encontrar el sentido, vocación y misión única que cada individuo es y posee de forma particular. https://dle.rae.es/?w=+plenitud

Podemos ver que el concepto "plenitud" se aúna con la concepción de "vocación" o llamamiento a ser plenamente humano, indistintamente sea varón o mujer. Se puede afirmar que cuando una persona es plena se vuelve amable porque la vocación confiere identidad y dignidad, independiente de cualquier reconocimiento social. Si la sociedad se negase a facilitar a la mujer o al hombre la posibilidad de enterarse de alcanzar la plenitud, ambos géneros y la sociedad resultarían alienadas. Y esto sería una tragedia porque un ciudadano alienado "es aquel que se niega a trascender a sí mismo y vivir la experiencia del don de sí y de la formación de una auténtica comunidad humana, orientada a su último destino: Dios. La sociedad alienada es la que, con sus formas de organización social, producción y consumo, hace más difícil la realización de este don y la constitución de una solidaridad interhumana".

Por esto, comparto la opinión de quienes proponen que para avanzar mas y mejor en la busquedad de la equidad real entre hombres y mujeres, se podria utilizar una antropología de la plenitud para analizar la realidad, entendida esta ciencia como la busqueda de la vocación o misión insustituible con que viene a la existencia cada individuo al mundo..." (Stefano Fontana. Documento: "En la plenitudde su vocación, antropología del primado de los deberes sobre los derechos", 2009.) https://www.vanthuanobservatory.org/esp/en-la-plenitud-de-su-vocacion-antropologia-del-primado-de-los-deberes-sobre-los-derechos-personaycultura-numero-6-ano-6/

No hemos de olvidar que la vocación o plenitud personal es constitutiva de la sociedad. Cuando a una persona se le daña la capacidad de hacer algo relevante "a través de su capacidad de donar y disminuyendo el estímulo necesario para desarrollar relaciones no interesadas, sino elegidas por vocación y por tanto libres, la sociedad aliena a la persona y, consecuentemente, a sí misma…Existe una difundida incapacidad para acoger, para ponerse a disposición, sustituida por una preoccupante tendencia a producir, a tener a disposición. Cuesta trabajo acoger un hijo, el amor, la familia, el trabajo, la creación, la propia naturaleza humana y la propia identica sexual como una vocación, como un llamado que nos hace huir de nosotros mismos para acoger todo lo que viene a nuestro encuentro, es decir, como un hecho de auténtica libertad. Existe una nueva ceguera, de la inteligencia y del corazón, por la cual nada de lo que tenemos delante nos revela algo del otro, de su simple ser." (S. Fontana)

La preocupación por la equidad de género o justicia brota del Evangelio mismo, que es la Buena Nueva de la salvación en Cristo, verdadero rostro de lo Trascedente. La justicia es la virtud que garantiza una convivencia ordenada, ya que, al inclinar la voluntad de la persona a dar a cada uno lo suyo, hace posible que se respete el derecho de todos y, por lo tanto, la dignidad personal de cada mujer.

Cundo se deja de lado la antropologia de la plenitud y se persiguen los deseos egoistas, se corre el peligro de ver a las mujeres como cosas que se tienen a disposicion, mientras que la antropología de la plenitud (vocación) es entendida como la antropología del "estar a disposición". Por esto el cristiano debe vivir con especial generosidad el compromiso a favor de la equidad.

Feliz Primer Domingo de Adviento.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines