Mujer que progresa es guerreadora espiritual

“Un héroe es alguien que ha dado su vida a algo mayor que sí mismo”, Joseph Campbell. Desde la definición del famoso escritor estadounidense, me parece que guerrear y ser héroe están en la misma dimensión.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cuando pienso en la palabra “guerreadora”, me vienen a la cabeza los conceptos utilizados en las batallas ganadas, las cuales se ganan con una buena estrategia y con tácticas adecuadas, indistintamente de la circunstancia: luchar por ser mejores madres de familia, amigas, ciudadanas, hermanas, esposas, hijas, cristianas; nuevas cimas profesionales, gestas deportivas, investigaciones académicas o responsabilidades políticas; o en la vida laboral diaria por ganar de forma trasparente más y mejores cuotas de mercado para vender los productos y servicios del negocio en que nos desenvolvemos. Por lo tanto, una mujer que progresa es una guerreadora espiritual que busca ser la mejor versión de sí misma cada día en los ambientes en que se desempeña. Una guerreadora espiritual persigue mostrar una imagen más humana de ella misma sacando impulso desde adentro de su corazón.

En el mundo de negocios globalizado, dos de las habilidades que más permiten navegar exitosamente la ruta tecnológica de la cuarta revolución industrial son la empatía y la comprensión con el cliente. Por fortuna para la mujer de hoy, estas son dos habilidades asociadas con la mujer que es guerreadora espiritual.

De acuerdo con el informe “Cuando las mujeres prosperan, las empresas prosperan” (Mercer, “When Women Thrive, Business Thrive”, 2017, presentado en el Foro Económico Mundial), se alerta que “hoy en día, los clientes están pidiendo una atención más personalizada, que requiere de una fuerza de trabajo que entienda a los diferentes segmentos de la población, se anticipe a sus necesidades y se adelante a las soluciones”.

Señala, además, que actualmente las mujeres realizan el 85 % de todas las compras de los consumidores, y son quienes adquieren dos tercios de los computadores personales. Más del 90 % de las mujeres adultas realizan compras de artefactos electrónicos, y el 76 % de ellas se pregunta si las empresas realmente entienden sus necesidades…

Los datos revelan el reto urgente por agilizar la inclusión del genio femenino en la alta dirección empresarial, en especial de las “tech”. Si estas compañías de innovación tecnológica se empeñan en asegurar que esta brecha digital de género sea abordada y cerrada con el tiempo, podrán como industria avanzar la conexión efectiva con sus clientes actuales y futuros http://www.diarioelheraldo.cl/noticia/estudio-global-mercer-las-mujeres-representan-solo-el-34-de-la-fuerza-laboral-en-la-industria-tecnologica.

Un hallazgo de la investigación de Mercer (uno de los informes lo más amplio, analítico y predictivos sobre las mujeres en la fuerza de trabajo) muestra que la participación activa de los principales líderes de las empresas conduce a una mayor y más rápida representación de las mujeres en cargos directivos, más que si únicamente se cumple lo establecido por ley. Sin embargo, poco más de la mitad (56 %) de las organizaciones indica que sus altos directivos participan activamente en este reto. Se aconseja por eso dos estrategias: profundizar el compromiso de 1) los hombres y 2) de los dueños, directivos, el gerente general y de los niveles ejecutivos superiores de las organizaciones (de ambos sexos). Aseguremos con estas acciones la prosperidad de las mujeres sin que pierdan su feminidad y su espíritu guerreador.

Un dato alentador para finalizar: América Latina es la única región en vías de alcanzar la paridad de género en los niveles profesionales y superiores para 2025.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter