Lo más visto

Mujeres: por una vida llena de respeto

El 10 de diciembre se conmemoró el #DíaDeDerechosHumanos con eventos para alertar en nuestro entorno la detección temprana de las variadas manifestaciones de violencia contra niñas y mujeres.
Enlace copiado
Mujeres: por una vida llena de respeto

Mujeres: por una vida llena de respeto

Mujeres: por una vida llena de respeto

Mujeres: por una vida llena de respeto

Enlace copiado
Las actividades reunieron a embajadores, organismos internacionales, instancias estatales, personalidades del mundo político, empresarial y de la farándula, junto a organizaciones de la sociedad civil y empresas de todos los tamaños.

Efectivamente, creo que se hace necesario trabajar más y mejor por erradicar cualquier manifestación violenta, desde la efectiva disminución de la impunidad pasando por mejorar los mecanismos de protección de las víctimas. Así mismo hay que aumentar recursos en la prevención y establecimiento de una cultura de respeto entre el hombre y la mujer, con la firme convicción de que se puede llegar a construir una sociedad más equitativa y respetuosa dentro del hogar, la empresa, la universidad, el deporte, la política y el matrimonio.

Escuchando el discurso de Emma Watson (2014), embajadora de Buena Voluntad de ONU Mujeres y de la campaña HeForShe, nos vamos dando cuenta de que va avanzando y triunfando el enfoque sensato que promueve la apreciación por las dos maneras de ser persona: lo masculino y lo femenino. Al igual que ella, considero que debemos promover los derechos humanos porque al igual que la artista y vocera, yo también soy afortunada... pues “mi vida ha sido muy privilegiada porque mis padres no me quisieron menos por haber nacido mujer; mi escuela no me impuso límites por el hecho de ser niña. Mis mentores no asumieron que yo llegaría menos lejos porque algún día pueda tener una hija o un hijo. Esas personas fueron las embajadoras y los embajadores de la igualdad de género que me permitieron ser quien soy hoy...”.

Ciertamente, desde joven he soñado y experimentado personalmente, que un mundo de colaboración, corresponsabilidad y cooperación es posible entre varón y mujer. Pienso que el tema del avance de la mujer en el campo de los derechos humanos es un tema de nación, por lo que compete tanto a los hombres como a las mujeres. Esto me llevó hace un tiempo a sumarme al movimiento de Naciones Unidas bajo el hashtag #HeForShe, del cual escribí varios artículos inspirados en este lema del apoyo de “Él por Ella”. Sus visiones se complementan y les empoderan mutuamente para superar los retos de pobreza en todas sus manifestaciones.

En especial, si consideramos que la familia es una comunidad de personas, debemos concientizar que es allí adonde se aprende el respeto incondicional de cada uno de sus integrantes: el hombre no dominará a la mujer, ni la mujer al hombre, sino que se necesitan ambos en la complementariedad, para que, con amor, cada uno pueda alcanzar su desarrollo completo y su plenitud. Cuando el varón apoya a la mujer a navegar fuera del hogar, el mismo aprende a entrar a plenitud en el hogar. Toda mujer recuerda sin cesar al hombre que la plenitud de su existencia no se dará en el “tener” ni en el “poder”, sino el amor. Por eso, ella tiene el incomparable papel de ser guardiana de lo esencial. (Georgette Blaquière).

Estoy convencida de que apoyar una cultura por la diversidad como riqueza es una acción efectiva de intervención en favor de la paz en la familia y en la prevención de la violencia.

Tags:

  • mujeres
  • violencia
  • niñas
  • respeto
  • onu

Lee también

Comentarios