Mundo global

Hace ya más de 25 años que se abrió el camino de la globalización, sin que prácticamente nadie se diera tiempo, como ocurre siempre con los cambios históricos más significativos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Esto nos lleva a reconocer, una vez más, que la historia es un proceso que está por encima de la imaginación humana, que se cree inalcanzable, pero que casi nunca pasa del nivel del suelo. Pero volvamos al punto: vivimos en una realidad cada vez más globalizada; es decir, cada vez más trasversalizada e intercomunicada. Y la pregunta que salta de inmediato es: ¿Nos estamos dando cuenta de ello en la medida que se requiere? Hay que ser francos: Evidentemente, no. Ya tendríamos que haber entendido que la globalización es, en primer término, un estado de conciencia. Conciencia de humanización universal. Ya no puede tratarse, desde luego, del viejo humanismo renacentista, concentrado y al final ausente: hoy se trata del humanismo que se hace valer sin fronteras, como en un peregrinaje por las rutas polvorientas de la vida común. Para un país como el nuestro, que no parecía tener salidas de la marginación tradicional, las oportunidades del mundo globalizado son casi milagrosas. No aprovecharlas sería una fatalidad histórica sin justificación ninguna. El presente está listo y el futuro está abierto. Sólo falta animarse.

Tags:

  • globalizacion
  • humanismo
  • historia

Lee también

Comentarios

Newsletter