Lo más visto

Más de Opinión

Municipios son las claves del desarrollo de El Salvador

Enlace copiado
Juan G. Contreras Coautor de El País que Viene

Juan G. Contreras Coautor de El País que Viene

Enlace copiado

Han pasado las elecciones, y las ofertas propagandísticas fueron más innovadoras para capturar la atención de los votantes, desde hace algunos años en las campañas para concejos municipales se ofrecen polideportivos, mejoras en la red vial del municipio, iluminación, y lo que estuvo de moda, en estas elecciones, fueron los sistemas de videovigilancia, siendo parte de las propuestas de muchos candidatos de todo el país, no solamente en la zona central.

Soy apasionado del desarrollo local, sé que los alcaldes y sus concejos enfrentan problemas a diario, los pobladores solicitan audiencia por peticiones que trascienden a las competencias municipales y llegan al ámbito personal, con ayudas para medicamentos de familiares enfermos, ataúdes para fallecidos, láminas para mejoras de viviendas y otros.

Esto sucede muchísimo en los pueblos del interior del país y es una realidad que no debemos obviar; el alcalde que brinde ese tipo de apoyos –siempre y cuando no se haga con recursos municipales– no es populista ni mucho menos, tildarlo de esa manera sería invisibilizar una labor que es necesaria en nuestras comunidades y quitarle méritos a ese liderazgo comunitario y de empatía hacia los demás.

La sociedad ha cambiado y las formas de hacer política también, nuestros municipios no solamente necesitan adoquinados, lámparas y uniformes deportivos; se necesitan acciones serias encaminadas a desarrollar las características de cada lugar, hay municipios con potencial turístico, pero hay otros cuyo potencial es comercial, agrícola o ganadero. Identificarlos es tarea de los alcaldes electos y desarrollar estos temas debe ser una apuesta de los nuevos gobiernos locales, aunque no hayan sido parte de sus propuestas de campaña.

Debemos trascender de los Pueblos Vivos, que ha sido una excelente iniciativa pero que solamente apoya el potencial turístico de los municipios, el reto es dar el salto a los Pueblos de Desarrollo, en donde se hagan noches de compras en los lugares con potencial comercial, se generen incentivos fiscales por parte del gobierno central en coordinación con las alcaldías, que los municipios agrícolas tengan mayor apoyo e impacto que los festivales del maíz, dándoles herramientas técnicas para mejorar e incrementar su producción, impulsar la ganadería tecnificando e industrializando la producción lechera, mejorando las prácticas de engorde y otras ideas que funcionen a tal fin.

Hay municipios que jamás ganarán el concurso de Pueblos Vivos, pero que aportan mucho a la economía de nuestro país, en los que hay parques industriales, fábricas, talleres, y otros, los cuales nunca podrán adquirir los incentivos que se logran por ganar tal concurso.

Los nuevos concejos tienen el reto de impulsar ideas que generen empleos: talleres vocacionales, que se presenten oportunidades laborales no en el interior de las alcaldías, sino que la microempresa crezca a nivel local, que lleguen nuevos inversores a los que el municipio les ofrezca un clima favorable seguro, con mano de obra calificada y tasas municipales acordes a la realidad.

La única forma de alcanzar el desarrollo como país es que cada municipio aproveche sus capacidades, que los líderes sean receptivos y visionarios, capaces de hacer mucho más que cambiar una lámpara o tapar un bache. Los gobiernos locales electos deben ser capaces de dar propuestas que generen un desarrollo real con igualdad de oportunidades para todos sus habitantes.

Lee también

Comentarios