Loading...

Navidad por dentro

Cuando los funcionarios violan la ley, cometen actos de corrupción, ponen a parientes o militantes no capacitados o innecesarios, en puestos públicos pagados con el dinero de los contribuyentes, cometen ofensas contra un prójimo más amplio.

Enlace copiado
Rafael Castellanos Analista

Rafael Castellanos Analista

Enlace copiado

Independientemente de la religiosidad de cada persona, los buenos deseos a otros, el Feliz Navidad, el desear lo mejor a la gente cercana, lleva en sí algo de esa espiritualidad inherente a la celebración cristiana, el corazón se abre a pensar en el prójimo y dar, aunque sea por costumbre, no puede escapar al espíritu trascendente de la Navidad. Pudiera se mejor, más intencionado, menos por costumbre, pero siempre hay que ver el lado bueno de las cosas y aunque sea "paganamente" mucho de lo que se hace está dentro del espíritu navideño espiritual.

La dimensión relevante de la festividad, la que merece reflexión interna, propia, en silencio, es cuanto de esa navidad va realmente por dentro de cada uno. Tiempo de reflexión para inspeccionar nuestros corazones, cuánta bondad tenemos dentro, cuánto estamos alineados con el concepto del bien, cuántos rencores alberga nuestro corazón. De qué estamos llenos por dentro, de materialismo puro, de egoísmo total, de la determinación de no actuar contra nuestros principios y los de no molestar, ofender, pasar encima de los del prójimo.

Si bien la reflexión interna sobre no violar los derechos del prójimo tienta a ver a las personas inmediatas de carne y hueso que vemos, conocemos, frecuentamos o con que nos relacionamos, existe también una dimensión muy importante, fundamental, es la de gente que por azar o trabajo, ocupa posiciones públicas, en que su actuar, sus decisiones o sus omisiones violentan los derechos no de una, sino de muchas personas, es aún más prioritaria, mas relevante, en estos tiempos más urgente.

Cuando los funcionarios violan la ley, cometen actos de corrupción, ya sea de apropiación o desvío de fondos, de poner a parientes o militantes no capacitados o innecesarios, en puestos públicos pagados con el dinero de los contribuyentes, cometen ofensas contra un prójimo más amplio, a un colectivo mayor, ofenden a más personas, aunque no los conozca, aunque no les importen, es peor aún, es más grande la ofensa.

Cuando diputados conspiran y y de ponen de acuerdo debajo de la mesa para aprobar leyes que van contra los intereses que juraron servir, y lo hace por intereses propios, personales o políticos también ofenden a un prójimo amplio, una culpa aún mayor. Desafortunadamente en nuestro país se ha dado mucho de eso y en el día que esta Palestra se publica, los diputados decidirán sobre el transporte público, algo que está en primera línea de los intereses de los ciudadanos, ¿Como se comportarán, con espíritu navideño de hacer lo mejor para los que juraron servir, o mal como los hemos visto actuar tantas veces?.

Igual se da esta violación al corazón y su paz con el cosmos, a todos los funcionarios, desde el presidente de la república a los funcionarios de aduanas, a los ministros y secretarios de alto rango, a los medianos y pequeños.

En este mundo, las acciones pueden o no ser ilegales, es decir que violen las leyes escritas por el hombre, en un plano mas trascendental, ofende a Dios, acumula karma negativo, se lleve su nube negra aunque no sea inmediato.

Gloria a Dios en el cielo y Paz a los hombres de buena voluntad.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Navidad
  • Castellanos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines