Necesitamos tolerancia, buena voluntad y acuerdos

“El año nuevo se presta para deseos recurrentes, bendiciones, buen análisis de los problemas de país y propios. Tendremos tres años sin elecciones para lograr acuerdos y resolverlos juntos. Se necesita tolerancia, buena voluntad y fe”.
Enlace copiado
Necesitamos tolerancia, buena voluntad y acuerdos

Necesitamos tolerancia, buena voluntad y acuerdos

Necesitamos tolerancia, buena voluntad y acuerdos

Necesitamos tolerancia, buena voluntad y acuerdos

Enlace copiado
Al inicio del año hay tres deseos frecuentes, de cosas buenas y bendiciones a los amigos y a los demás, y de analizar correctamente los problemas a resolver personalmente, en el trabajo, o en el país y cómo quisiéramos se desarrollen las cosas.

En esta última hay un acercamiento a “wishfull thinking” o lo que desearíamos que suceda con un final feliz. Un buen balance de estos 3 hábitos para iniciar el año es conveniente y necesario para gobernantes y gobernados, para interesados en política o simplemente en su vida porque están estrechamente relacionados y una buena dosis de análisis, de fe, tolerancia, buena voluntad y acuerdos pueden llevarnos a que los problemas graves mejoren, algo absolutamente necesario.

Tenemos una oportunidad poco frecuente después de estas elecciones: casi tres años sin ir a las urnas, lo cual nos da un respiro amplio y poco frecuente para ver las cosas desapasionadamente, buscar acercamientos quitándole el lente de la simpatía política, sin los prejuicios que derechas e izquierdas hemos dejado se arraiguen, lo que es difícil revertir sin esfuerzo después de tantos años.

Pero ya es tiempo de cambiar de mentalidad, de actuar como salvadoreños que deseamos el bien del país, el propio y el de los demás. Debemos entender que no se pueden lograr grandes tareas con divisiones profundas en la sociedad, con prejuicios, la mayoría infundados que descalifican las ideas de los que piensan diferente que nosotros antes de escuchar, mucho menos de analizar lo que dicen.

Las palabras claves son tolerancia, apertura, buena voluntad y deseo real de ver por los intereses generales comprendiendo que en la medida que los demás están bien, estaremos todos mejor, escapando al pensamiento que pareciera haber predominado en los políticos salvadoreños por mucho tiempo, que lo más importante son primero ellos, después ellos y si queda algún espacio su partido y su grupo.

Para lograr esta comprensión que es de sentido común, muy sabio, es preciso tener una gran dosis de tolerancia como lo mencionamos al principio del párrafo.

El problema más grave y sofocante que enfrentamos es la violencia delincuencial de las pandillas y el crimen organizado que se mezclan peligrosamente. El problema es delicado y difícil de resolver pero no imposible, pero para ello toda la sociedad o la mayoría debe estar en la misma línea, apoyando a quien hay que apoyar y poniendo de su parte en lo que corresponda hacer, desde la denuncia ciudadana de alerta por el peligro de grupos delincuenciales, a la denuncia de policías y jueces corruptos, buscando ser efectivos en la comunicación del mensaje a la autoridad adecuada, preservando lógicamente su seguridad, igual que cuando denuncian a un marero.

Es indispensable el acompañamiento de la comunidad a los programas de prevención, de rehabilitación, educación, espacios abiertos y eventualmente su contribución económica a cualquiera de los elementos mencionados, ya sea las autoridades policiales o municipales o a la misma comunidad en donde pueden surgir iniciativas interesantes entre vecinos, ya sea en el campo de la prevención, de la denuncia o del apoyo a las víctimas, un elemento muy importante en el combate de este flagelo.

Hay muchas expectativas en la ciudadanía sobre los resultados del Consejo Nacional de Seguridad, en la reducción de la violencia. Los que formamos parte de este Consejo igualmente tenemos muchas expectativas aunque la responsabilidad que nos otorgaron es exclusivamente aconsejar; y sería el Estado el que pusiera en práctica las recomendaciones que competen aunque el Consejo mismo apoyaría la implementación de las recomendaciones en las comunidades y trataría de lograr el acompañamiento de la ciudadanía para poder recuperar los territorios que las maras se han tomado y devolver progresivamente a los ciudadanos la seguridad que la constitución obliga al Estado a garantizarles.

Tags:

  • politicos
  • partidos
  • violencia
  • seguridad

Lee también

Comentarios

Newsletter