Lo más visto

Más de Opinión

Nicolás Maduro y el FMLN comparten los mismos ideales

Enlace copiado
Msc. Rufino Antonio Quezada Sánchez

Msc. Rufino Antonio Quezada Sánchez

Enlace copiado

Docente y exrectorde la Universidad de El SalvadorLa farsa electoral del 20 de mayo de 2018 en Venezuela, con una histórica abstención de más de 80 %, representa una descalificación, revocatoria y rechazo a la dictadura de Nicolás Maduro, la población venezolana desafió al régimen ausentándose masivamente de los centros de votación a pesar de las continuadas amenazas, estas elecciones no representaron la voluntad democrática de los ciudadanos venezolanos. Mientras Venezuela atraviesa una profunda crisis humanitaria, el régimen ensaya procesos electorales con el único objetivo de perpetuarse en el poder, en un sistema político en donde las reglas del proceso electoral son determinadas exclusivamente por la dictadura, es difícil una participación democrática y transparente, por lo cual la oposición democrática decidió no participar, ya que se inhabilita políticamente a la mayoría de líderes opositores, se cancelan partidos políticos y se decide quién va ser el adversario del dictador en las elecciones, como es el caso de Henry Falcón, un exchavista que participa simulando ser opositor, pero que en el fondo lo que perseguía era legitimar la dictadura.

En El Salvador es vergonzoso y repudiable que el partido oficial FMLN y su gobierno hayan reconocido los resultados electorales. El secretario general del FMLN, Medardo González, expresó: “Felicito al pueblo de Venezuela, al presidente Nicolás Maduro y al partido PSUV por su contundente victoria”, y además agregó, que siente como “propio el triunfo” en las elecciones de Venezuela. Por su parte casa presidencial publicó: El Salvador felicita a la república bolivariana de Venezuela y reconoce el resultado de las elecciones presidenciales. Mientras el mundo democrático ha rechazado estas fraudulentas elecciones y no está dispuesto a reconocerlas, el FMLN y el gobierno salvadoreño aparecen felicitando y reconociendo al dictador. Es impresionante la incapacidad de los gobernantes salvadoreños para entender la realidad, con un dogmatismo absoluto y una pobreza ideológica e intelectual que no les permite identificar lo grotesco y perjudicial que es la tiranía de Nicolás Maduro para las democracias de América Latina.

La debacle electoral del FMLN del 4 de marzo de 2018 todavía no los ha hecho reaccionar y siguen cometiendo errores catastróficos, al seguir apoyando dictaduras como la de Daniel Ortega y Nicolás Maduro, pero el pueblo salvadoreño les está enviando señales que no va a tolerar que se nos quiera imponer sistemas antidemocráticos que pretendan coartar nuestra libertades a través de modelos fracasados como el del socialismo del siglo XXI.

Venezuela no es una democracia: no hay libertad de expresión, separación de poderes, respeto a los derechos humanos, con más de 300 presos políticos, hay una profundización en la ruptura del orden democrático y constitucional, miles de personas mueren por falta de alimentos y medicinas, el FMLN al expresar su apoyo a la dictadura de Maduro, y su gobierno comparten por lo tanto los mismos ideales para El Salvador.

En Venezuela no habrá elecciones libres y democráticas mientras Nicolás Maduro y su camarilla permanezcan en el poder, la unidad de los venezolanos es imprescindible para propiciar la salida de Maduro, la comunidad internacional debe continuar con las presiones y sanciones, los militares honestos, ¿si todavía los hay?, deben abandonar al régimen y contribuir al restablecimiento democrático y constitucional, y ante la tragedia económica y social, hay que activar el principio de intervención humanitaria para auxiliar a millones de seres humanos víctimas de la dictadura venezolana.

Lee también

Comentarios