Lo más visto

Más de Opinión

¿Niño Dios o Dios Niño?

Enlace copiado
Enlace copiado

Ambas son verdaderas, un niño que es Dios y un Dios que se hace niño. El Precioso y más grande acontecimiento para la humanidad, pero la más humillante para Dios: “Quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y, al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! (Filipenses 2:6-8). Dios se hace hombre como uno de nosotros en la persona de Jesucristo, para que por medio del único y suficiente sacrificio de su muerte, reconciliar con él a una humanidad pecadora, como dice la sagrada Escritura: “Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Este niño, del que ahora estamos celebrando su nacimiento, fue anunciado por los profetas: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz” (Isaías 9:6). El Evangelio de Mateo 1:23 dice: “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros”. Qué gran amor de Dios para todos nosotros, recibamos este regalo, si creemos, estimados lectores, Dios restablecerá nuestra común unión con él y recibiremos esta gloriosa promesa: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Lee también

Comentarios