Lo más visto

No entendemos, definitivamente... no entendemos

A pesar de la prevalente opinión entre la clase política que el pueblo es ignorante, que no piensa y que hay que guiarlo porque si no nos vamos al despeñadero con el opositor
Enlace copiado
No entendemos, definitivamente... no entendemos

No entendemos, definitivamente... no entendemos

No entendemos, definitivamente... no entendemos

No entendemos, definitivamente... no entendemos

Enlace copiado
A pesar de la prevalente opinión entre la clase política que el pueblo es ignorante, que no piensa y que hay que guiarlo porque si no nos vamos al despeñadero con el opositor, la evidencia sugiere lo contrario: el pueblo entiende de inversión, de lo energético, de política, de economía, de seguridad, y otros, simplemente porque son temas que vive en carne propia en el diario vivir, la ciencia de la “micro socio economía”, el arte de ver las cosas de abajo para arriba, de la condición socio económica del individuo y el efecto en el colectivo, incipiente ciencia con pocos practicantes.

Lo que no entendemos es lo que la clase política quiere que entendamos, mucho menos cómo quieren que lo aceptemos, es la política de Frank Sinatra “My way... or the highway”, “a mi manera o pa’ fuera”. El joven diputado no está de acuerdo ¡que se vaya! El viejo diputado cuestiona al partido ¡que se vaya! Aquí hay disciplina, no hay punche que se salga del huacal, ¿a riesgo de? ¡Que se vaya! Embarcarse en caminos diferentes es ser quijotesco, no apreciar el pasado, la memoria histórica, donde pululan las sombras de gloria, aquellos que añoran sus cinco minutos de fama. Ese binario mundo compuesto de dos petrificados espectros monocromáticos, donde en cada lado solo existe un prisma, de un color, a través del cual ver el mundo, verlo de otra manera es ser apóstata y hasta sacrílego.

¿Cómo entender? El continuo despotricar contra el Imperio, y no hay nación que nos ayude tanto como el Imperio: seguridad, prevención, modernización, educación, la de no acabar. No existe nación en la faz de la Tierra que albergue más salvadoreños a excepción de la nuestra. ¿Qué haríamos en nuestro pulgarcito con los millones de compatriotas que el Imperio alberga? ¿Qué haríamos sin la generosa remesa? Suplicamos nos expliquen.

Aclaración: En lo personal me refiero a EUA como el Imperio, por el siguiente razonamiento: En esa gran nación el pueblo es el emperador y si tiene emperador es un Imperio. Pero bien ¿cómo entender? Esa insistente y agresiva exhortación a ser solidario, a compartir la tortilla, que cada día es más difícil de obtener, si no hay día de Nuestro Señor que pase sin que no aparezcan excesos, abusos y hasta ilícitos de parte de los servidores públicos con relación al erario, a los fondos del contribuyente... Suplicamos nos expliquen ¿cómo entender? La felicidad del Buen Vivir, del buen camino en el que estamos, si después de 20 años (de un color), de cinco años (incoloros) y hoy dos años (del otro color) estamos más endeudados que nunca, lo que tenemos por más que demos no alcanza, nos da miedo salir de la casa, nos da miedo estar en la casa, nos da miedo mandar los cipotes a la escuela, tomar el bus es una odisea, el trabajo escasea... Suplicamos nos expliquen ¡queremos entender!

Hay ciertas prácticas que para algunos bordan en la herejía pero para otros son buenas prácticas que tal vez abonen a incrementar la confianza del pueblo: publicar los retornos de la inversión. Ejemplo: no nos digan “se gastaron tantos millones en capacitar mujeres”, díganos cuántas de ellas aprovecharon las nuevas competencias; “se invirtieron millones en los túneles”, díganos “los beneficios reales”... y así, necesitamos verdaderos “Indicadores de Logros”, tema a tratar en nuestra próxima entrega.

Tags:

  • imperio
  • seguridad
  • politicos
  • migracion
  • remesas

Lee también

Comentarios